Vintage y contemporáneo

02/09/2013 |
Los cuadros en la pared, que forman parte de un tríptico, son un colorido punto focal en este espacio.  
Decorar intercalando elementos retro en ambientaciones modernas es una opción para los que quieren espacios originales.

Desde hace ya algunas temporadas, los diseñadores de interiores se han dado a la tarea de recuperar elementos retro –o de apariencia retro– para mezclarlos con la decoración actual, resultando en una espléndida fusión de estilos.

Así es como la moda vintage ha llegado a muchas casas de aire contemporáneo, que ahora apuestan mejor por la versatilidad y el eclecticismo.

La diseñadora de interiores Johanna del Mar Cosme explica que estas decoraciones modernas con un “toque vintage chic”, como ella le llama, se traducen en ambientes elegantes, acogedores y –ante todo– llenos de personalidad.

“No es una decoración usual. Casi siempre las personas tratan de irse por un estilo contemporáneo porque es más safe cuando no se tiene el conocimiento necesario de diseño. Pero yo quería transmitir en esta casa (que aparece en las imágenes) una decoración personalizada que reflejara el estilo particular de estos clientes”, revela Cosme.

“Traté de hacer algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. El resultado fue un espacio bien glamoroso, de líneas simples, acentos de color y apto para el disfrute de una familia que le gusta el buen vivir”, destaca la decoradora profesional certificada por Coddi (Colegio de Diseñadores y Decoradores de Interiores).

Detalles retro

El estilo vintage se puede filtrar en todos los rincones de una casa vanguardista, que suele incluir muebles de líneas limpias, tonalidades neutras y diseños más sofisticados.

Lo retro, por ejemplo, se puede mostrar en alfombras y cojines de colores audaces, jarrones y piezas de arte, que se intercalan a la perfección con el mobiliario contemporáneo.

“En el caso de la sala (de las fotos), hay dos butacas modernas pero con un tapizado de damascos verdes que resaltan sobre un fondo grisáceo, que transmite una esencia vintage. Y el sofá es de líneas simples, pero el capitoneado (tapizado con botones típico de la época victoriana) en todo el respaldo y los brazos lo convierte en una pieza de aspecto retro”, observa Cosme.

“Algunos elementos claves de lo vintage son los textiles y los estampados –como el terciopelo y los brocados–, el mobiliario de este estilo y las lámparas bien elaboradas”, puntualiza la diseñadora de interiores.

La experta en interiorismo subraya que la regla de oro es no sobrepasarse en la cantidad de elementos “antiguos”, pues la esencia de esta propuesta es que resalten sutilmente en medio de un ambiente primordialmente moderno.