Celulares, distractores en Semana de la Moda de NY

02/09/2013 | 10:44 p.m.
Con sus teléfonos en mano, los asistentes lidiaron con la tormenta en las distintas carpas instaladas en la ciudad, durante el tercero de ocho días de esta muestra, que termina el 14 de febrero. (AFP)  
Antes, cuando concluía un exitoso desfile de modas, el público solía deshacerse en aplausos. Ahora el público suele estar demasiado ocupado con Twitter.

Nueva York.- Antes, cuando concluía un exitoso desfile de modas de un diseñador renombrado, el público solía deshacerse en aplausos.

¿Alguien se acuerda de lo que es aplaudir en la Semana de la Moda de Nueva York?

En la actualidad, el público de este suceso suele estar demasiado ocupado con Twitter, Instagram u otros sitios consultados mediante sus teléfonos celulares. Varios espectadores usan esos mismos dispositivos para grabar el desfile en vídeo.

Las manos de los espectadores están demasiado ocupadas para aplaudir. Pero incluso las casas de moda reconocen esta realidad y tratan de aprovechar en su favor toda la retroalimentación instantánea que ofrecen los celulares multifunciones y la internet.

Y esa difusión resultó particularmente útil en esta Semana de la Moda, ante la nevada que se abatió sobre Manhattan y el resto de la urbe.

Antes de que llegara la tormenta, se envió información a minoristas, periodistas y otros participantes sobre la forma en que podían ver por internet los desfiles de Donna Karan y Helmut Lang en caso de que no pudieran asistir personalmente.

Rachel Roy y Peter Som optaron por muestras exclusivamente digitalizadas. Rebecca Minkoff y Kenneth Cole enviaron tuits en directo, que aparecían en pantallas emplazadas en los muros. Cole pidió donaciones para amFAR, la organización de investigación sobre el sida, si los cibernautas usaban determinado "hashtag" durante el desfile.

Con sus teléfonos en mano, los asistentes lidiaron con la tormenta en las distintas carpas instaladas en la ciudad, durante el tercero de ocho días de esta muestra, que termina el 14 de febrero.

Prabal Gurung

Ciertos toques militares suelen evocar fuerza y confianza en el mundo de la alta costura. Gurung encontró su musa en una mujer combatiente.

Mostró chaquetas con botonadura dorada, y algunas con brocados rojos y negros. Exhibió trajes azul marino y arneses de cuero sobre vestidos entallados con aberturas sensuales.

Jill Stuart

Fue así de fácil: Stuart se despertó un día y pensó cómo estaría la modelo británica Stella Tennant y sus amigos. Luego, pensó que crearía un guardarropa sólo para ellos.

Buscó vestir a una aristócrata que corre riesgos en materia de moda, de tal suerte que estuviera lista para todas esas fiestas en los castillos de la campiña inglesa.

Sus propuestas incluyeron un vestido halter del color de una ciruela, cubierto por flores de satén. Otro estaba confeccionado en lana negra, con más flores finamente cortadas.

Nicole Miller

La colección de Miller fue denominada "Ropa de hombre con un giro: asalto al armario del novio".

Y abundaron los diseños para chicas buenas que quieren lucir como chicos malos: un guardarropa de chaquetas de cuero, faldas con dobleces y sombreros para la aventura.