“Joshua,levanta vuelo”-VÍDEO

02/21/2013 |
Las comunidades de Magueyes y Palmarito, en Corozal, se desbordaron en muestras de cariño para la familia del fallecido niño de 12 años de edad.

Corozal. En un recorrido por los últimos lugares en los que estuvo el adolescente Joshua Santiago González, familiares y amigos se despidieron de los restos mortales del menor de 12 años en la tarde de ayer.

La comitiva fúnebre comenzó el recorrido bajo una leve llovizna al mediodía, en el barrio Magueyes, a pasos de la casa de la familia.

Allí, en el centro comunal Erasmo “Titi” Santiago Rivera se llevó a cabo una misa mientras la Liga Atlética Policiaca realizaba una guardia de honor alrededor del féretro donde yacía el niño amante del deporte y la agricultura.

Bajo intensas demostraciones de dolor, la comitiva llegó hasta el puente número 502 sobre Quebrada Grande, donde el pasado domingo la vida de Joshua se esfumó cuando el vehículo en el que viajaba con su hermano Jonathan perdió el control y cayó a una profundidad de casi 200 pies.

Allí soltaron una paloma blanca y gritaron: “Vuela, Joshua. Levanta vuelo”.

Luego llegaron a la escuela Segunda Unidad Demetrio Rivera donde sus compañeros del sexto grado lo esperaban para despedirlo.


La directora escolar Luz Miriam Rivera habló de lo obediente y la excelente ayuda que representaba el joven.

“Estás en el cielo y estarás dándonos fortaleza desde allá”, dijo Rivera antes de que los estudiantes soltaran globos blancos, azules y amarillos, así como una segunda paloma blanca al cielo.

Finalmente, el ataúd llegó al Cementerio Municipal de Palmarito, escoltado por amigos de Joshua pedaleando en sus bicicletas, donde más de un centenar de personas aguardaban.

“Ya yo no tengo palabras, él quería que sus tíos y su familia estuviera unida, así se lo dijo a su hermano... Él hizo un viaje el domingo, un viaje sin regreso. Se fue con el señor”, exclamó la madre de Joshua, Jesayda González Collazo antes de agradecer las muestras de apoyo y amor que ha recibido Joshua y su familia.

“Te amo, te amo, Joshua. Te llevaste un pedazo de mi corazón”, añadió González mientras Jonathan, el hermano sobreviviente del accidente, la abrazaba y el padre, Manuel Santiago Albaladejo, trataba de consolarlos a todos.

Un fuerte aplauso marcó el momento de la despedida final y, entre gritos de dolor y llanto incontrolable a las 2:00 de la tarde, la caja azul con los restos de Joshua fue sepultada.

Tags

Corozal