Un día normal para los vecinos de La Tómbola

Por Gloria Ruiz Kuilan / El Nuevo Día 03/23/2013 | 02:11 p.m.
Una bala en uno de los cristales del negocio La Tómbola permanecee como recuerdo de la tragedia ocurrida en octubre de 2009. (Archivo)  
El lugar donde se produjo la masacre permanece hoy casi desierto.

A solo horas de que se sepa la suerte de Alexis Candelario Santana, el lugar donde se produjo la masacre, una bala en uno de los cristales del negocio La Tómbola permanecee como recuerdo de la tragedia ocurrida en octubre de 2009. 

Los vecinos del área mantienen su rutina sabatina. Nadie comenta de lo sucedido, quizás en espera de la sentencia de Candelario Santana. 

Lo que fuera el negocio La Tómbola ahora es una iglesia. Allí ocho personas fueron asesinadas como parte de un atraco organizado por Candelario Santana porque, supuestamente, el dueño del negocio se había apoderado del punto de drogas. 

En su segundo día de deliberación aún el jurado no determina si condenará a Alexis Candelario Santana a la pena de muerte o a cadena perpetua.