Investigación de timo en el gobierno sigue abierta, según Jorge Colberg

Por Antonio R. Gómez 03/26/2013 |05:59 p.m.
Una de las cuentas a la que se instruía depositar el dinero la abrieron a nombre de una persona cuya identidad, incluyendo su número de seguro social personal, fue robado.

La investigación sobre el timo de que fue víctima la Universidad de Puerto Rico y en el que se intentó timar también a varios alcaldes y jefes de agencias, está aún abierta y podría producir nuevos arrestos, aseguró hoy, martes, el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Jorge Colberg Toro, que no descartó que en el esquema estén involucrados empleados del gobierno.

Colberg informó que los responsables de este esquema lograron conocer los teléfonos directos de alcaldes y jefes de agencias, los números de los celulares personales de algunos de ellos, sus apodos y en varios casos los números de seguro social.

Una de las cuentas a la que se instruía depositar el dinero la abrieron a nombre de una persona cuya identidad, incluyendo su número de seguro social personal, fue robado.

“La investigación no ha concluido. La información que se me ha dado a mí y a todos los funcionarios de gobierno que han sido parte, que de alguna manera nos involucraron y que ofrecimos declaraciones juradas ante el fiscal, es que la investigación está abierta y que no han arrestado a todos, y que inclusive este caso es uno de otros que han ocurrido incidentes, aparentemente con estas mismas personas”, sostuvo Colberg en un aparte con periodistas en Fortaleza.

“Han tenido acceso a información que tienen funcionarios públicos, incluyendo los celulares personales y los apodos. Llamaron a prácticamente todos los secretarios de gabinete y corporaciones, incluyendo al propio Secretario de Justicia”, agregó Colberg.

Según el oficial de Fortaleza este esquema comenzó en enero, cuando aún no se había instalado en su nuevo cargo tras renunciar a su escaño en la Cámara de Representantes,

 “Recibí una llamada del asesor de asuntos municipales Eduardo Vergara informándome que dos alcaldes lo habían llamado indagándole sobre una supuesta llamada mía pidiendo una cantidad de dinero, diferentes cantidades, algunos casos $50,000 en otros $25,000, para ser transferidos a una cuenta electrónica para alegadamente, si hacían la transferencia el mismo día, se le iba a dar un pareo de fondos federales”, relató Colberg.

“Los alcaldes a quienes se contactaron les estuvo raro, primero porque parte de mis funciones no tienen que ver con eso, segundo porque sabían que yo no había empezado, que estaba en transición desde la Cámara, así que tan pronto me lo notificó Eduardo Vergara se notificó rápidamente al Departamento de Justicia y a la Policía, y se asignó a un investigador”, agregó.

“Se notificó primero aquí, al comandante de La Fortaleza, y de aquí se comunicaron con el secretario de Justicia, que rápido se comunicó con el director del NIE y con el fiscal general. Se nombró a un fiscal, se inició la investigación. Las llamadas continuaron por días y semanas. Llamaron como a 10 alcaldes, alrededor de 12 jefes de agencias y corporaciones públicas, a todos básicamente con el mismo esquema”, explicó.

“Se envió una comunicación escrita a todos los alcaldes, se hicieron llamadas a los jefes de agencias y se realizó una reunión aquí para notificarles que había una investigación activa. La secretaria de la gobernación, Ingrid Vilá, emitió una orden ejecutiva sobre transacciones electrónicas y el procedimiento para las mismas”, añadió el ex legislador.

“Al mes tenían más o menos las personas que eran”.

Colberg confirmó que la Universidad emitió dos cheques y los entregó a la persona designada por los timadores, El tercer cheque, agregó, se emitió ya en coordinación con el Departamento de Justicia y como parte de la investigación. “Obviamente debe haber una investigación administrativa en la Universidad porque allí se emitieron cheques”, opinó.