Estudio: Cólicos estarían vinculados con migrañas

04/16/2013 | 06:26 p.m.
Los cólicos suelen comenzar algunas semanas después del parto. (Archivo)  
Aproximadamente el 20% de los infantes estadounidenses padecen cólicos.

Con frecuencia se piensa que el llanto desagradable e ininterrumpido de los bebés con cólico se debe a problemas estomacales, pero un nuevo estudio dice que en algunos infantes el problema podría estar vinculado a migrañas.

Los niños y adolescentes que recibieron tratamiento por esos agudos dolores de cabeza en tres hospitales de Italia y Francia tenían mucho más probabilidades que otros niños de haber padecido un cólico en la infancia. Otras investigaciones han insinuado que existe ese vínculo y, si llega a demostrarse, podría ofrecer nuevas esperanzas para tratar cólicos, señalaron investigadores.

"El cólico infantil provoca dolor a los bebés y elevados niveles de tensión en los padres. Por lo tanto, las terapias preventivas para la migraña podrían ser una opción en el futuro", dijo el doctor Luigi Titomanlio, coautor del estudio y jefe de una clínica pediátrica de migraña en el hospital Robert Debre en París.

Se requieren más investigaciones para demostrar que existe un vínculo entre los cólicos y las migrañas, y Titomanlio dijo que se requeriría hacer estudios antes que alguien recomiende utilizar tratamiento contra migrañas aplicado a los cólicos de los bebés.

El estudio será publicado en la edición del miércoles del Journal of the American Medical Association.

De aproximadamente 200 niños y adolescentes en el estudio que recibieron tratamiento de emergencia por migrañas, el 73% padecieron cólicos cuando niños, en comparación con 27% de los infantes en un grupo de control. Ese grupo —integrado por 471 niños— recibió tratamiento de emergencia por accidentes menores y no tenía antecedentes de dolores de cabeza recurrentes.

Un editorial de JAMA considera que el estudio es importante y dice que, si el cólico es una forma temprana de migrañas, ello podría explicar por qué los tratamientos digestivos no suelen ser útiles para calmar los cólicos.

Las causas definitivas son inciertas tanto para los cólicos como para las migrañas.

Aproximadamente el 20% de los infantes estadounidenses padecen cólicos, períodos de llanto intenso que se extienden más de tres horas al día, cuando menos tres días por semana durante más de tres semanas en un bebé sano.

Suelen comenzar algunas semanas después del parto. En ocasiones se piensa que los síntomas se deben a problemas digestivos, incluida la presencia de gases, pero los expertos dicen que se desconoce la verdadera causa.

Los dolores de cabeza por migraña son inusuales en los niños muy pequeños, pero ya para la época de la escuela secundaria y los años de la adolescencia llegan a experimentarlos el 10% o más. Se cree que dichos dolores son hereditarios y podrían ser causados por algún tipo de irritación en las neuronas del cerebro que interactúan con vasos sanguíneos.

Los investigadores consideran verosímil que los cólicos pudieran ser causados por cambios similares en los nervios y los vasos sanguíneos en el abdomen.

El estudio respalda la idea de que el cólico "podría ser una manifestación temprana de la migraña", dijo la doctora Amy Gelfand, neuróloga del Centro contra el Dolor de Cabeza de la Universidad de California, plantel de San Francisco. Su propia investigación, publicada el año pasado, halló que los infantes cuyas madres padecían migrañas tenían más del doble de posibilidades que otros bebés de sufrir cólicos.