Igor González: “Quisiera ver a Vieques un paraíso total”

Por Esteban Pagán Rivera / epagan@primerahora.com 04/24/2013 |00:01 a.m.
El vegabajeño exigió el fin de los bombardeos en la Casa Blanca ante Bush y Dick Cheney. (Archivo)  
González fue parte de un grupo de atletas y artistas que publicaron un anuncio en The New York Times pidiendo el cese de bombardeos.

Dos premios de Jugador Más Valioso. Tres veces Todo Estrellas. Dos veces máximo jonronero de la Liga Americana. Esos fueron algunos de los numerosos logros de Juan “Igor” González durante sus 17 temporadas en las Grandes Ligas.           

Pero González también recuerda con mucho regocijo muchas de sus aportaciones fuera del diamante. En el décimo aniversario de la salida de la Marina de Guerra estadounidense de Vieques, el ex grandesligas rememora con orgullo su contribución a la causa del pueblo puertorriqueño al pedir el cese de bombardeos en la Isla Nena. González no solo aportó económicamente a diversas campañas, sino que, en una reunión con el presidente George W. Bush en el 2001, le solicitó personalmente la salida de la Marina de Vieques, lo que ocurrió dos años después.

“Para mí, fue muy importante, lo fue para un pueblo completo. Queríamos que la Marina dejara de hacer su maniobra en Vieques, y ser parte de esa historia me llena de mucho regocijo y mucha emoción. Logramos lo que queríamos y el pueblo de Vieques hoy está en paz”, compartió González en entrevista telefónica con Primera Hora.  

En el 2001, Bush invitó a González a la Casa Blanca, pues se conocían desde los días en los que el entonces presidente era dueño de los Vigilantes de Texas a inicios de la década de los 90, cuando el pelotero boricua era una de las estrellas de la franquicia. González realizó la visita acompañado de Luis Rodríguez Mayoral, quien laboró con los Vigilantes como enlace con la comunidad latina, y el congresista puertorriqueño José Serrano. En el cónclave, celebrado en el Despacho Oval, también estaba presente el vicepresidente Dick Cheney.

El tema de Vieques rondaba la mente de González desde el momento en que sabía que visitaría a Bush.

“El  pueblo estaba exigiendo. Yo soy parte del pueblo puertorriqueño y tenía acceso a un presidente de la nación norteamericana, que tiene que ver con la Marina. Mis palabras fueron: ‘Yo espero que no se tire una bomba más en Vieques. Hay mucha gente enfermándose y han muerto inocentes que no tienen culpa’”, rememoró González.

“Las palabras del presidente fueron las siguientes: ‘Yo heredé esta situación de (Bill) Clinton y de Pedro Rosselló. Pero te prometo, Juan, que yo voy a aclarar todo y voy a hacer valer mi promesa, voy a trabajar para que la Marina salga de Vieques’. Y sus palabras fueron realidad”, añadió un orgulloso González.

De igual manera, González fue parte de un grupo de atletas y artistas que publicaron un anuncio en The New York Times pidiendo el cese de bombardeos, además de también invertir en un anuncio radial en el estado de Florida. 

Que el Gobierno “ponga empeño”

Para González, es hora de que, luego de todo el esfuerzo realizado por el pueblo viequense y puertorriqueño en general, el Gobierno le dé a Vieques la atención que se merece.

“Me gustaría que terminaran de limpiar los terrenos, y que el Gobierno local ponga todo su empeño, porque eso es nuestro, eso es un paraíso que se puede desarrollar turísticamente. Ya está fuera lo que nos molestaba; la muralla que estaba en el camino se fue. Ahora nos toca a nosotros desarrollar a Vieques como nuestro paraíso”, insistió el ex grandesligas.  “Yo, como puertorriqueño, quisiera ver a Vieques un paraíso total; poder ir a disfrutar nosotros, y allí va mucho turista, eso allá es precioso. Pero tenemos que enfocarnos”.

 

el antes y el ahora de vieques
1/34
cor

Alberto de Jesús 'Tito Kayak' fue el primero en establecer un campamento en los terrenos restringidos en la zona.

Los estadiantes de la UPR se solidarizaron y se unieron a los manifestantes que acamparon en Vieques por varios años.

Los manifestantes tenían varios campamentos dentro de los terrenos restringidos. Todos los días se abastecían de agua y alimentos.

El movimiento tuvo apoyo de todas las ideologías. Uno de los participantes fue el entonces alcalde de Cataño Edwin Rivera Sierra 'El Amolao'.

Alba 'Pupa' Encarnación fue una de las líderes novoprogresistas que apoyó la salida de la Marina.

Religiosos de todas las denominaciones viajaban constantemente a los diversos campamentos.

El abogado ambientalista Robert Kennedy Jr. radicó en el 2000 un recurso legal en el tribunal federal pidiendo que se detuvieran las prácticas militares.

El independentista Rubén Berríos estuvo un año haciendo desobediencia civil. Fue arrestado en varias ocasiones y cumplió varios meses de cárcel.

En octubre del año 2000 se realizó una marcha multitudinaria para exigir la salida de la armada norteamericana. En la foto Rubén Berríos saluda con emoción a Farrique Pesquera, hermano del entonces candidato a la gobernación, Carlos Pesquera.

La ex gobernadora Sila María Calderón se manifestó en contra de las prácticas militares en Vieques.

El 11 de abril de 2002, la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú viajó para expresar su apoyo a la Isla Nena. En la foto Menchú saluda a la líder nacionalista Isabel Rosado.

Menchú recibió la bandera viequense de manos de quien fuera el alcalde, Dámaso Serrano e Ismael Guadalupe.

Rubén Berríos sufrió por partida doble el dolor físico y emocional estando en Vieques. Allí fue arrestado, cumplió cárcel y empeoró su padecimiento de cáncer.

En muchas ocasiones los manifestantes se quejaron de la fuerza excesiva por parte de los militares al detenerlos y arrestarlos.

Más de 1,500 personas fueron arrestadas desde mayo del 2000 hasta que la Marina finalmente abandonó las instalaciones en mayo de 2003.

Había toda una estrategia dividida en grupos de trabajo para realizar diferentes tareas, desde cortar las verjas, dirigir a los desobedientes a través de la maleza, entre otras.

Muchas personas pusieron su vida en peligro para frustrar las prácticas militares que desde el 1941 eran uso y costumbre en Vieques.

La lucha no se limitó a entorpecer solo en tierra, sino que en el mar los pescadores le hacían frente a los buques de guerra.

Artistas de todo tipo acudieron al reclamo patrio por las tierras viequenses, entre ellos el músico Tito Auger y la cantante Jessica Cristina.

Los ejercicios eran tan estremecedores que muchas residencias se agrietaron y se necesitó de un grupo de psicólogos para que trabajara con los niños, quienes estaban atemorizados por el ruido.

El 28 de abril del año 2001, el cantautor Robi Draco Rosa participó de los actos de desobediencia civil en Vieques.

Robi Draco Rosa fue arrestado junto a un grupo de manifestantes por invadir los terrenos.

El boxeador Félix 'Tito' Trinidad, con un sencillo acto previo a la pelea contra Oscar de la Hoya en 1999, envió un mensaje de apoyo que ayudó a dar difusión internacional a la causa.

Tres meses más tarde, Tito viajó a la Isla Nena y fue recibido por la entonces alcaldesa, Manuela Santiago.

Aunque los terrenos siguen en manos de los federales, ahora son administrados por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los pescadores viequenses siguen confrontando problemas para ganarse el sustento y siguen encontrando bombas sin detonar en las aguas locales. (jose.reyes@gfrmedia.com)

En diez años, uno de los pocos cambios que se han visto es la adquisición y administración de negocios y residencias locales por extranjeros. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Robert Rabín fue uno de los activistas destacados en la lucha por sacar a la Marina. Irónicamente, Rabín se sumó a la larga lista de pacientes con cáncer. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Ahora, letreros avisan del peligro de municiones vivas en las aguas viequenses. (jose.reyes@gfrmedia.com)

La comunidad conocida como Monte Carmelo sigue siendo un símbolo de la victoria por recuperar los terrenos. (jose.reyes@gfrmedia.com)

Los viequenses claman por un desarrollo económico y que se cumplan las promesas hechas por el Gobierno hace diez años.(jose.reyes@gfrmedia.com)

Varios artistas se unieron a la celebración de la salida de la Marina de Estados Unidos de Vieques, que se dio oficialmente el 1ro de mayo de 2003. (Archivo)

Pasadas las horas la celebración se transformó en una protesta violenta. (Archivo)