José Luis será voluntario de por vida

Por Libni Sanjurjo / lsanjurjo@primerahora.com 04/29/2013 |
José Cintrón comenzó el trabajo voluntario en los Boy Scouts y la iglesia. (Suministrada)  
Es uno entre muchos que donan su tiempo a personas necesitadas para mejorar su calidad de vida.

José Luis quería que Carlitos le sacara el mayor provecho al campamento. Le sobraba la energía y estaba decidido a lograr que el joven con distrofia muscular, de 17 años –su misma edad–, se disfrutara al máximo los días de diversión en el campamento de la Asociación de Distrofia Muscular (MDA).

Pero Carlitos frenó con ternura al extrovertido José Luis Cintrón Santiago hasta que logró llevarlo a su ritmo; entonces comprendió que ese adolescente, que necesitaba de él las 24 horas, le estaba dando grandes lecciones: la vida no tiene que ser a 100 millas por hora, así como darle importancia a lo que realmente tiene.

Lo aprendido fue tan trascendental que aún hoy, 24 años después, lo atesora y practica.

“Fue un reto para mí... yo siempre, yo quería sacar más de él, pero él sacó más de mí... Él, con su ternura, con su tranquilidad, me fue llevando y apaciguando a mí, como que vive la vida con calma, vamos a vivirla así, de esta forma”, cuenta.

José Luis era sus manos y pies; le tenía que ayudar a realizar sus necesidades básicas como bañarlo y llevarle la comida a la boca, ya que su condición de distrofia lo privaba de una vida independiente.

“Poder servirle a él fue grande, y me cambió mucho, en el sentido que a los 17 años, a pesar de estar en las cosas de la iglesia, muchacho al fin, no ve las necesidades reales que pasa la gente, las personas con limitaciones físicas... y desde ese día cero, que llegué allí, mi vida cambió”, expuso el hombre de 40 años.

En el proceso le nació también una conciencia de respeto y valoración hacia las personas con discapacidades físicas, así como una pasión por servirles, aunque su amor por la labor voluntaria se remonta a sus años de infancia, cuando realizaba trabajos comunitarios en la organización de Boy Scouts y en la iglesia, pero fue con Carlitos que encontró su norte.

Desde entonces, lo que aprendió allí se convirtió en un compromiso de por vida que duró 20 años como voluntario de la MDA.

Entretenimiento incalculable

Pero además de su labor voluntaria, el también contable y coordinador de subasta en una empresa privada se involucró en otras iniciativas recreativas voluntarias con la ayuda de un grupo de amigos que terminaron en la creación de dos campamentos de verano: Proyecto sin Paredes, dirigido a adultos con limitaciones físicas –de 18 años en adelante–, y Somos Campamento, para niños y niñas de seis años y adolescentes; el primero desde hace 20 años y el segundo a partir de 2012.

¿Por qué son relevantes estas iniciativas recreativas?

Lamentablemente, algunos papás no llevan a sus hijos ni a la escuela cuando tienen limitaciones físicas, están en su cama o en la silla de ruedas. Muchos dicen que el único sitio que salen, que lo mejor que les ha pasado es el campamento, que es como su Disney en Puerto Rico; otros padres son responsables y les dan una vida regular.

¿Qué significa eso para ti?

Satisfacción, pero a la misma vez tristeza. Qué pena que solamente sea un fin de semana al año, que no puedan tener esa felicidad más tiempo.

¿Cómo cambiar esa realidad?

¿Cómo cambiar esa realidad? Sinceramente, he pensado y... no tengo la contestación, y la quisiera tener, quisiera tener una varita mágica y decir cambió... No sé, quiero que todos tengan más conciencia, y nosotros los padres tenemos que enseñarles a los hijos que los niños con limitaciones físicas y jóvenes son como cualquier otro, que pueden jugar con ellos.

Según José Luis, presidente de Somos Campamento –entidad incorporada y regulada por el Departamento de la Familia–, la mayoría de los campamentos no son adaptados para menores con limitaciones físicas, por lo que estas iniciativas se convierten en alternativas viables para las familias.

En el caso de Somos Campamento, los participantes –niños, niñas y adolescentes con distrofia muscular, personas ciegas y sordas y con otras discapacidades físicas– podrán asistir gratuitamente, del 30 de mayo al 2 de junio, al campamento, que se llevará a cabo en el Club de Leones, en Barranquitas, donde habrá piscina, artistas, deportes, actividades nocturnas, juegos y talent show, entre otras.

El trabajo es arduo, pero ¿qué le va a hacer si está “enamorado de la labor voluntaria”?.

Tags

yo soy ph