Juez acepta alegato de demencia de sospechoso de la masacre de Colorado

06/04/2013 |12:36 p.m.
Ahora se evaluará la salud mental de James Holmes. (Archivo)  
Con lo que sentó las bases para una larga evaluación mental del sospechoso de cometer la masacre en un cine de Colorado el año pasado.

Centennial, Colorado. - Un juez aceptó el martes un esperado alegato de demencia de James Holmes, con lo que sentó las bases para una larga evaluación mental del sospechoso de cometer la masacre en un cine de Colorado el año pasado.

El secretario de la corte puso un aviso por escrito de las reglas básicas de la declaración frente a Holmes para que él pudiera examinarla, mientras el juez Carlos Samour hijo leía los 18 puntos.

Cuando Samour le preguntó si tenía alguna duda, Holmes respondió que no, por lo que el juez concluyó que James Holmes "comprende los efectos y consecuencias de la declaración de no culpabilidad por alegato de demencia".

El fallo allana el camino para una larga evaluación del estado mental de Holmes, a quien se le acusa de matar a tiros a 12 personas y herir a otras 70 en una sala de cine repleta de gente en el área de Denver en julio. La fiscalía ha solicitado la pena de muerte para Holmes, al que se acusa de cargos múltiples de homicidio e intento de homicidio.

Los abogados de Holmes han dicho reiteradamente que está mentalmente enfermo, pero demoraron el alegato de demencia al considerar que las leyes estatales eran anticonstitucionales. Dijeron que las leyes podían perjudicar la defensa si el caso de Holmes llega a la fase en la que el jurado decide si debería ser ejecutado.

El juez rechazó ese argumento la semana pasada.

Cientos de personas presenciaban a medianoche una película en el cine Aurora cuando ocurrió el ataque el 20 de julio.

Los fiscales dijeron que Holmes pasó meses comprando armas, municiones y material para fabricar explosivos e inspeccionó la sala de cine por anticipado. Con chaleco blindado estilo policial, lanzó una lata de gas lacrimógeno en las plateas y empezó a disparar, dijeron.

El alegato de demencia es considerado la mejor posibilidad de Holmes de evitar ser ejecutado, y quizás la única, dado el peso de las pruebas en su contra.

Pero sus abogados lo demoraron durante semanas aduciendo que la combinación de las leyes de Colorado sobre esa categoría de alegato con las disposiciones sobre la pena de muerte violaba los derechos constitucionales del acusado.

Las leyes estipulan que si Holmes no colabora con los médicos que le hacen una evaluación mental obligatoria pierde el derecho a llamar a expertos para atestiguar sobre su estado mental durante la fase de penalidad en el juicio. Los abogados de la defensa sostuvieron que es una restricción anticonstitucional a su derecho a defenderse. También dijeron que la ley no define lo que se entiende por cooperación.

El juez rechazó dichos argumentos la semana pasada y dijo que las leyes eran constitucionales.

El próximo paso es una evaluación del estado mental del acusado por parte de médicos para determinar si Holmes estaba insano en el momento del ataque. Esa etapa podría demorar meses.

Tags

masacreJames HolmesColorado