Puerto Rico pierde su máximo centro recolector de sangre-VÍDEO

Por Leysa Caro González 06/22/2013 |
José Navas fue uno de las decenas de puertorriqueños que llegan hasta el banco de sangre de la Cruz Roja a dar vida. (dennis.rivera@gfrmedia.com)  
El banco de sangre de la Cruz Roja en la Isla es el máximo recolector en y fuera del país.

La decisión es irreversible. A partir de octubre, Puerto Rico pierde su máximo centro recolector de sangre: la Cruz Roja.

Se trata de una estocada a la salud pública local, aseguran muchos, pues estamos hablando del primer centro de abasto de sangre en territorio americano, el cual cerró el año fiscal con la recolección récord de 80,000 pintas. Aun así, el cierre va.

“Me indicaron que (la decisión) es final y firme... y que ninguna opinión mía podría cambiar la decisión”, detalló visiblemente compungido el director ejecutivo del capítulo local de los Servicios de Sangre de la Cruz Roja, Antonio de Vera, quien lleva 14 años con la organización.

La determinación, según la información que ha proporcionado la Cruz Roja, pues De Vera no ha tenido la oportunidad de ver los documentos que así lo evidencian, está basada en factores económicos asociados a los altos costos de recolectar donaciones de sangre en la Isla.

Actualmente, toda unidad de sangre tomada en la Isla es transportada a Filadelfia, donde se procesa. Luego, la gran mayoría regresa al país.

De Vera negó, sin embargo, que la decisión esté basada en una negatividad del organismo en traducir al español nuevos documentos que formarían parte de un sistema computarizado que se pretende implementar a nivel nacional.

 
Centros de la Cruz Roja Americana en la Isla cerrarán

Francisco Joglar Pesquera informó que la agencia tiene la capacidad de suministrarle sangre y plaquetas a las 52 instituciones hospitalarias privadas que eran atendidas por la organización internacional.


“Determinaron que había una economía en traer el producto que hay en exceso en Estados Unidos para distribuirlo en los hospitales de Puerto Rico”, dijo al reconocer que la decisión lo tomó por sorpresa.

La organización, explicó De Vera, mantendrá su presencia en la Isla con la recolección de plaquetas. Igualmente, su compromiso es con continuar supliendo sangre a pacientes y hospitales a través de sus inventarios nacionales.

“Cerraremos operaciones, pero hicimos la misión que teníamos que hacer para nuestro Puerto Rico y la hicimos con la frente en alto, y nos vamos con la frente en alto”, recalcó De Vera.

El gobernador Alejandro García Padilla también ha intervenido en la compleja situación solicitando una reunión con la presidenta y directora ejecutiva de la Cruz Roja Americana, Gail J. McGovern para discutir el plan a implantarse.

No lo esperaban

El anuncio no solo siembra incertidumbre y deja a más de 200 padres de familia en la calle, sino que lleva a muchos a cuestionar el compromiso del organismo con la Isla.

¿Qué pasará cuando los abastos no sean suficientes? ¿Cómo llegará la sangre durante emergencias que detengan el tráfico aéreo? “Si nosotros tenemos emergencias para tener sangre, tenemos que esperar que venga la sangre de Estados Unidos”, cuestionó Helen Rivera, una voluntaria.

A pesar de la noticia, donantes y empleados mantienen las esperanzas de una virazón. Ayer, los servicios en el centro de Río Piedras se ofrecieron como de costumbre, pero los rostros no podían esconder la incertidumbre que los arropa.

De Vera indicó que planteó la posibilidad de reubicación para el personal que le interese trasladarse, pero que no ha recibido respuesta a la solicitud.

“Todos nos quedamos sorprendidos. Jamás y nunca esperábamos este golpe tan de repente... no vemos el porqué cierran el banco. Ha sido bien triste”, expresó Luz Torres, empleada de la Cruz Roja hace 22 años. “Estamos esperanzados de que suceda algo, un milagro”, sostuvo la enfermera.

Yanira de León, supervisora de operaciones de apoyo, planteó que el cierre a nivel local representa el depender, en gran parte, de sangre que importen de otros bancos.

El ambiente, dijo De León, ha estado tenso desde el jueves cuando le notificaron del cierre. “Según dan una noticia, puede haber un revés y decir ‘vamos a posponer esto’. Había unos proyectos grandísimos”.

Mientras, la directora ejecutiva de la División de Desastres y Ayuda de la Cruz Roja, Lee Vanessa Feliciano, aclaró que dicha área no se verá impactada por los recortes.

“Para nosotros, es bien importante que la ciudadanía sepa que estamos aquí para continuar brindando un servicio durante emergencias y desastres. Al momento, no vislumbramos ningún recorte ni cambios”, expresó la funcionaria.

Sí van a cumplir

Geritza Vázquez, gerente del Banco de Sangre del Centro Médico, lamentó el anunció pero enfatizó el hecho de que están preparados para suplir sangre al país.

El Banco de Sangre del Centro Médico es operado por el Gobierno y es el encargado de suplir sangre a los hospitales públicos. El año pasado recopiló 15,000 pintas. “Somos responsables de cumplir con los pacientes de Puerto Rico. Llevamos cinco años, y nuestra intención es seguir incrementando servicios”, apuntó.

Aparte de la Cruz Roja y el banco del Centro Médico, hay otros ocho centros de recolección. “Los abastos en el país no se van a ver afectados”, apuntó.