Padres y estudiantes reclaman que termine construcción en escuela de Salinas

Por Darisabel Texidor Guadalupe / darisabel.texidor@primerahora.com 10/24/2013 | 02:39 p.m.
Desde temprano, los manifestantes ocuparon un carril de la PR-3 y con pancartas que leían "nuestros niños primero". (Darisabel Texidor/GFR Media)  
Denuncian que desde hace dos años los trabajos están paralizados.

Un grupo de padres y estudiantes que asistían a la Escuela Intermedia Coquí en Salinas piquetearon hoy, jueves, frente al plantel ya que aseguran los trabajos de remodelación están paralizados desde hace dos años.

Desde temprano, los manifestantes ocuparon un carril de la PR-3 y con pancartas que leían "nuestros niños primero" exigieron al gobierno y al Departamento de Educación que concluya los trabajos de construcción en el plantel. El proyecto de remodelación en la estructura comenzó bajo la administración del ex gobernador Luis Fortuño a través del programa de Escuelas del Siglo 21.

"Ya estamos cansados de que nuestros hijos sufran las consecuencias", comentó Carlos Colón, padre de un estudiante.

Los niños que asistían a la Escuela Intermedia Coquí de Salinas fueron reubicados en el plantel Anselmo Vázquez de Guayama y salen a las 5:30 de la tarde, por lo que llegan a sus casas de noche. Además, el padre denunció que los alumnos toman clases en condiciones que no son adecuadas.

"Queremos ver acción, no queremos promesas", reclamaban los manifestantes, quienes insistieron en que el secretario de Educación, Rafael Román se presente en el proyecto.

Los padres señalaron que la escuela donde están actualmente sus hijos no tiene biblioteca ni salones suficientes para los maestros. Aseguran que el plantel tampoco cuenta con las ayudas para los estudiantes de educación especial.

Por su parte, el director del plantel, Juan Rodríguez, expresó que la construcción de la nueva escuela está prácticamente lista y que solo faltan algunas terminaciones.

"Falta hacer una subasta nueva", dijo el director.

Rodríguez, sin embargo, coincidió con los padres en que su reclamo es justo.