Nuevos monarcas

Por Primerahora.com 08/20/2018 |10:09 p.m.
Jonathan Sepúlveda se coronó el sábado en las 125 libras, mientras que Jason Ramos hizo lo propio en las 185, durante el cartel MaxxFC36.
Jonathan Sepúlveda (Suministrada)  

La Isla ya tiene dos campeones de artes marciales mixtas (MMA) en el isabelino Jonathan Sepúlveda y el añasqueño Jason Ramos.

La dupla de peleadores de la escuela Ichy Fighting Academy de Aguada hicieron historia el sábado en la noche durante el cartel de Maxximo Fighting Championship 36 al coronarse campeones de 125 y 185 libras, respectivamente, con Sepúlveda sometiendo a Ernest Walls en dos asaltos y Ramos noqueando a Chris Hicks en el primer asalto ante la presencia de 2,500 vociferantes que se dieron cita en el Coliseo Ismael ‘Chavalillo’ Delgado de Aguada y convirtieron la velada en una inolvidable.

De hecho, el combate estelar entre Sepúlveda y Walls tuvo a los fanáticos de pie durante su duración debido al paso frenéico de acción que ambos peleadores impusieron con buenas combinaciones de golpes arriba y, sobretodo, las transiciones en el piso.

En el primer asalto, Sepúlveda y Walls intercambiaron metralla arriba hasta que el boricua logró derribar al estadounidense con una barrida de piernas para caer montado encima de su estómago  en un ‘full mount’ y así lloverle golpes desde arriba. Sin embargo, el peleador isabelino no se desgastó lanzando golpes, sino que buscó momentos precisos para conectar mientras trataba de mantener su postura y evitar que Walls lo virará cuando estuviese fuera de balance. Esto lo consiguió por gran parte de los dos minutos finales hasta que Walls hábilmente logró revertir la postura y terminó arriba por 30 segundos antes que sonara la campana.

Para el segundo episodio, Sepúlveda fue derribado por Walls y el estadounidense logró montarlo sobre la espalda para tratar de buscar una estrangulación ‘mata león’, pero el boricua resistió el embate y logró escurrirse por debajo para sacarse a Walls de encima y tomar él la postura de ventaja.

Una vez arriba, Sepúlveda enganchó sus piernas por debajo de las de Walls para mantener su ‘full mount’ y volver a golpearlo ocasionalmente sin perder su postura dominante. Esto obligó a Walls a virarse boca arriba y luego boca abajo por varias ocasiones con la intención de evitar que Sepúlveda lo siguiera castigando o que buscara una estrangulación cuando estuviese boca abajo. Así las cosas, Sepúlveda mantuvo gran temple para no descuidar su postura mientras buscaba la finalización ante una audicencia que dejaba sus gargantas allí de la emoción anticipando el desenlace del combate.

Sepúlveda entonces se arriesgó y buscó una palanca de brazo, pero la movida no le resultó y Walls terminó brevemente encima de él. No obstante, Walls lucía extenuado y en un abrir y cerrar de ojos Sepúlveda se escapó y le colocó una estrangulación de frente “D’Arce choke” para conseguir la sumisión y hacer que el ‘Chavalillo’ Delgado estallara en delirio. ¡Aquello se quería caer!

“De verdad que fue una emoción bien grande ganar este campeonato frente a mi gente y contra un rival complicado. Siendo Walls un especialista en lucha no podía arriesgarme a tirar tantas patadas como suelo hacer, pero trabajé bastante en mi piso y me mantuve paciente cuando estuvimos abajo. Allí logré mantener mi postura para castigarlo en el segundo asalto y al final pude someterlo”, sostuvo Sepúlveda, quien mejora a 8-1 y le dedicó el triunfo a su hija.

Nocaut de Ramos

La segunda pelea de campeonato la tuvo a su cargo Ramos (11-2), quien se impuso por nocaut técnico ante Hicks tras una ristra de golpes en el piso que forzaron que el estadounidense se rindiera.  Hicks había lanzado al piso a Ramos, pero el añasqueño se zafó y consiguió control lateral sobre su rival para golpearlo en varias ocasiones y lograr la detención del comabte.

Lamentablemente, ambos peleadores venían con riña desde el pesaje y tras el triunfo Ramos le hizo un gesto de mofa, lo que ocasionó que se fueran a las manos luego de terminado el encuentro y ambas esquinas tuvieran que intervenir para separarlos.

Mientras tanto, en las 165 libras el añasqueño Michael Irizarry mejoró a 9-2 tras quitarle el invicto al estadounidense Joshua Rogers (4-1) luego de tres aguerridos asaltos en el que tuvo que reponerse a una profundal cortadura sobre su ceja derecho para salir airoso. Irizarry fue víctima de una gran recta de izquierda en contragolpe por parte de Rogers comenzando el combate, pero luego logró llevar a Rogers contra la jaula, y mantenerlo ahí por gran parte del resto de la pelea con rodillazos y ataques al cuerpo para llevarse la decisión.

En otros encuentros, el espigado José Figueroa (6’6” de estatura) mejoró a 4-0 tras noquear a Tim Lashley en el primer asalto de su choque en las 205 libras, Rashaun Jackson (4-1) noqueó a José A. Torres en el primer asalto en los pesos pesados, Moisés ‘Bebo’ Pérez (1-0) debutó con éxito en las 155 libras al vencer a Harrison Meléndez cuando éste no salió al tercer episodio y Jeffrey Méndez (3-1) noqueó al prometedor debutante Franklin Pérez con gancho al rostro en un primer asalto de acción constante.

En la fase aficionada, el joven Emanuel Sánchez puso a vibrar las huestes en el pleito de apertura tras imponerse por nocaut técnico en el primer asalto con ‘ground and pound’ sobre Calvin Glover.

Regresa a la portada