Alex Abreu, con el balón, es uno de los candidatos para llenar el hueco dejado por Carlos Arroyo en el Equipo Nacional. ([email protected])  
Varias caras nuevas figuran en el programa nacional como candidatos para ocupar el espacio de Carlos Arroyo en el perímetro.

No es un secreto de Estado.

Hay buenos jugadores en fila para tratar de esculpir su nombre en la historia del baloncesto en Puerto Rico y hacer un papel digno en la Selección Nacional. ¿Pero un próximo Carlos Arroyo?

Eso está por verse.

Unos como el asistente y ex técnico nacional, Manolo Cintrón, piensan que ese tipo de jugador quizás ni siquiera ha empezado a jugar baloncesto todavía, y otros como el asistente Omar González prefieren pensar que algunos de lo que vienen subiendo tendrán la misma ética de trabajo y el hambre para llegar a ese nivel.


“El próximo Carlos Arroyo posiblemente no ha nacido todavía. Para que un jugador puertorriqueño llegue al nivel que él ha llegado tiene que quererlo como meta desde joven. Carlos siempre quiso llegar a la NBA. Ese siempre fue su norte. No era jugar colegial o llegar solo al BSN. Él siempre pensó en grande y trabajó para eso”, dijo Cintrón.

“Y en la Selección Nacional era un tipo que jugaba a otro nivel en FIBA. Su visión de cancha es otra cosa y metía canastos grandes. Hay chamacos talentosos, pero ahora mismo no veo un reemplazo de ese nivel”.

De acuerdo con González, la clave será cuánto tiempo los prospectos del país en esa posición estén dispuestos a trabajar para llegar a ese nivel o superarlo.

“Todo se define en si pueden tener la misma ética de trabajo que ha tenido Carlos en su carrera. En Puerto Rico hay un montón de talento entre las edades de 13 a 20 años en la posición de armador, pero que tengan la ética de trabajo de Carlos es otro cantar. Hay que verlo”, indicó González, quien mencionó a varios canasteros de las selecciones Sub-15 a la Sub-19 que tienen buen potencial, como Rafael Pinzón, Georgie Pacheco, Jhivan Jackson, Andrés Curbelo y Luis Rolón, entre otros, pero no pudo asegurar que alguno de ellos pueda alcanzar el nivel de Arroyo.

“En la ética de trabajo es que estriba todo. Carlos no se construyó en un día. Ahora mismo hay mucho talento joven, pero ninguno tiene todas las herramientas que tiene Carlos. Tienen que construirlas para llegar a tener la consistencia que él ha tenido. Si no te preparas para eso, no puedes aspirar a ser como Carlos Arroyo o mejor”.

La camada actual

De los candidatos actuales para llenar esos zapatos en la selección figuran jugadores prometedores como Ángel Rodríguez, que viene de jugar en Francia y firmó en Israel, y su colega de Bucaapla y recién nombrado el Jugador Más Valioso del Baloncesto Superior Nacional, Gary Browne, con San Germán.

Además, figuran los jóvenes con más experiencia Alex Abreu, que viene de ganar la Liga de Las Américas con los Guaros de Venezuela, y Denis Clemente, que ya tiene anillo de campeonato en el BSN y aspira a hacer su debut en el AmeriCup en Colombia.

“Todos son chamacos muy talentosos, pero son diferentes. No me gustaría compararlos porque son muy buenos jugadores y tienen sus características peculiares”, González, quien fue seleccionador nacional femenino y que ahora también está a cargo del programa de desarrollo de las selecciones juveniles.

 “Creo que pueden hacer un buen trabajo en el AmeriCup. Pero está en ellos seguir mejorando, seguir trabajando para ser mejores cada día”.

 Según el técnico nacional, Eddie Casiano, hay bastante talento disponible, pero queda mucho camino por recorrer entre los jugadores de ese grupo para llegar al nivel de Arroyo.

“Ángel, Denis, Alex y Gary traen juventud. No tienen la experiencia, pero están bien preparados, tienen mucho deseo y hambre de demostrar. Eso es algo bien positivo”, dijo Casiano.

“No obstante, si van a compararlos con Carlos, obviamente ninguno aún ha sido elite a nivel mundial todavía. ¿Cuál de ellos ha jugado en NBA o, por lo menos, en la ACB en España? Está en ellos seguir mejorando, aspirar a más y elevar su techo”.

Uno de los que está en esa agenda es precisamente Rodríguez, quien aseveró estar ansioso por mostrar sus quilates con la selección. Esta es su primera aparición en el programa adulto.

“Estoy claro que hay que reemplazar una gran figura puertorriqueña, pero todo el mundo tiene que entender que ni Carlos Arroyo ni José Juan Barea se hicieron de un día para otro”, dijo Rodríguez, quien viene de fichar con el Maccabi Haifa en la liga de Israel.

“Que me mencionen como uno de los posibles nombres es un orgullo. Pero queda mucho trabajo para llegar ahí. Los logros que Carlos Arroyo tuvo cuando jugó en la NBA, en Europa o jugando con la selección de Puerto Rico son tantos que no me puedo enfocar en ser Carlos Arroyo. Me tengo que enfocar en los pasos que dio, uno a uno, para poder llegar a ese nivel. Por el momento voy a trabajar para hacer el Equipo Nacional y tener un buen desempeño. Vamos paso a paso”, dijo Rodríguez, quien no jugó en el BSN esta temporada y pertenece a los Vaqueros de Bayamón.

Vale recordar, en este instante, que uno que pudo ser un candidato -pero no es elegible porque ante la presencia de Arroyo y Barea en la selección se comprometió hace ya más de 10 años a jugar por Islas Vírgenes- lo es Walter Hodge, quien fue elegible para jugar por ese país dado a que su abuela es oriunda de dicha isla.

¿Y en Estados Unidos?

Otra opción sería buscar entre los jugadores de sangre puertorriqueña que hay en la periferia.

Uno de ellos lo es el enebeísta Shabazz Napier, quien dijo estar interesado en representar a la Isla este verano, pero no recibió el permiso de los Trail Blazers de Portland este año. El jugador que entra en su cuarto año en la NBA ganó un campeonato como jugador colegial de la NCAA con la Universidad de Connecticut.

En ese grupo de posibles reclutas también figura el veloz Tremont Waters, que viene de comprometerse para jugar con la Universidad de Louisiana State (LSU) y el base neoyorquino José Alvarado, que debutará con Georgia Tech el próximo otoño.

“Los jugadores de ascendencia podrían ser opciones, pero no son jugadores que están con nosotros ahora mismo. Ahora nos vamos a concentrar en trabajar con los que tenemos y sacarles el mayor provecho. Hay bastante talento, pero hay que desarrollarlos y que ellos también pongan de su parte”, dijo González. 

RELEVO GENERACIONAL 

ALEX ABREU

Fue el segundo mejor en asistencias esta temporada -detrás de Browne- con 6.6 por juego. El jugador de los Santeros jugará este año en la Liga de Francia. Es un base natural. 


DENIS CLEMENTE

Es uno de los bases más experimentados del grupo. Ha tenido una sólida postemporada con Arecibo, recibiendo una invitación para la Preselección. Es un armador de mucha velocidad y ha mejorado el tiro largo.


GARY BROWNE

En su primera temporada completa en el BSN fue el Jugador Más Valioso con San Germán al promediar 11.8 puntos, 7.5 asistencias y 6.4 rebotes. Debutará en Israel en esta temporada. Un base de fuerza. 


ÁNGEL RODRÍGUEZ

El base viene de su primera experiencia en Europa al militar con el club Cholet en Francia. Acaba de firmar para jugar en Israel. Esta es su primera aparición en el programa nacional adulto. Un gran talento. 


Regresa a la portada