Buster se crece y los Capitanes reinan

06/28/2008 |11:32 p.m.
Arecibo salió a la cancha determinado a defender su casa desde el inicio y se fue en un toma y dame con los Gigantes, que lo más que pudieron irse al frente fue por siete tantos puntos. (Para Primera Hora / Nelson Reyes)  

Arecibo.- ¡Areeeciiiiibooooo!

Demostrando gran coraje y gallardía, los Capitanes de Arecibo se repusieron de las suspensiones a sus refuerzos Rodney White y Karel Rosario para alzarse esta noche con el campeonato del Baloncesto Superior Nacional tras derrotar a los Gigantes de Carolina 99-94 durante el séptimo partido de la serie final ante casa replete en el Coliseo Manuel “Petaca” Iguina.

Ángel “Buster” Figueroa, que llegó segundo en la votación para Jugador Más Valioso en la serie regular, se creció cuando su equipo más lo necesitaba para anotar 33 puntos y limpiar las tablas con --- rebotes para conducir a sus Capitanes al triunfo y, a la vez, cargar con el premio de JMV de la serie final.

De hecho, no solo cargó a Arecibo sobre sus hombros en ofensiva, sino que también consiguió la jugada defensiva clave al final cuando le propinó sendo tapón a Filiberto Rivera restando 3.4 segundos y luego procedió a atinar las dos tiradas libres que aseguraron la victoria para los Capitanes.

“Buster” vino bien confiado y esta noche fue un coloso. Dominó las tablas y nos cargó en ofensiva?, dijo un jubiloso dirigente de los Capitanes, David Rosario, quien luego de dos series finales fallidas en el 2004 y en 2007 por fin consiguió su elusivo anillo de campeonato.

“Esto es algo increíble para mi. Estoy bien emocionado. Realmente no tengo palabras para describir lo bien que me siento. Por fin se me dio”.

Terminado el partido, Rosario fue cargado en hombros por la cancha como todo un héroe en un momento fue recibido por el apoderado Luis Monrouzeau con un gran abrazo en el centro del tabloncillo.

“David, David, David”, vitoreó la fanaticada a toda boca en favor de su glorioso dirigente.

Pero Rosario prefirió darle el crédito a sus jugadores por cargarlo al campeonato a pesar de todas las adversidades.

“Les dije a mis muchachos antes del juego que había que sacar la cara sin White y sin Karel. Ya todos habían tenido chance de jugar en la serie regular y era cuestión de mentalizarse como si fueran jugadores regulares y salir a hacer su trabajo cuando entraran en cancha. Les dije que tenían el talento para ganar y que confiaba en ellos. No me decepcionaron”, dijo Rosario.

“Y no tan solo Buster lució, sino que Bobby Joe (Hatton) nos cargo en la primera mitad y armó la ofensiva eficientemente. (Rafael) “Pachy” Cruz defendió muy bien y metió la bola. Keenan (Jourdon) hizo el trabajo viniendo del banco. Estoy bien complacido”.

Arecibo salió a cancha determinado a defender su casa desde el inicio y se fue en un toma y dame con los Gigantes, que lo más que pudieron irse al frente fue por siete tantos, 34-27, luego de dos tiradas libres de Alvin Cruz con 8:34 en el segundo parcial.

Pero la defensa hombre a hombre de Arecibo y la insistencia de llevarle la bola adentro a Figueroa en ofensiva rindió frutos. Dos tiradas libres de su autoría restando 3:59 de ese parcial le devolvió el comando a Arecibo, 41-40, mientras los fieles de Arecibo coreaban ensordecedoramente “MVP, MVP, MVP”.

En la segunda mitad, los Gigantes, liderados por un Filiberto Rivera que parecía que no fallaría un tiro el sábado en la noche, se mantuvieron siempre en juego y hasta llegaron a recobrar brevemente el comando, 91-90, faltando 2:55 de acción con asistencia de Rivera y cesta de Alejandro “Bimbo” Carmona.

No obstante, ahí fue cuando Figueroa vino al rescate de sus Capitanes con jugada de tres puntos restando 2:32 y luego un remate en rebote ofensivo con 1:54 que le dieron la ventaja definitiva a Arecibo, 95-93, con 1:54.

“Que abusador eres Buster”, gritó un fanático de Arecibo.

A los Gigantes, por su parte, se les olvidó anotar el resto del partido y Arecibo se adjudicó el campeonato.

“Juuuuuaaaaaaaa!”, gritó a coro la fanaticada arecibeña tras el desenlace del partido, luego del cual corrieron a felicitar a sus héroes en el tabloncillo.

La emoción hacía vibrar el coliseo y la algarabía ponía el corazón a palpitar a 100 latidos por minuto.

“Felo pa’ ti. Felo pa’ ti”, le corearon entonces los fanáticos de Arecibo al presidente del BSN, Féilx “Felo” Rivera en obvia alusión a su decisión de suspender a White y a Rosario previo al partido.

Hatton escoltó a Figueroa en las anotaciones con 20 puntos, seguido de Jourdon con 13 y Cruz con 12. Por Carolina, el mejor lo fue Rivera con 30, mientras que Ebi Ere agregó 19.

Este es el tercer campeonato en la historia de los Capitanes tras lograr el primero en el 1959 y el segundo en el 2005.

Carolina, a su vez, llega a la serie final por segunda ocasión desde 1997 pero otra vez se quedó corto.

Tratan de zanjar diferencias

A petición del promotor Rafo Muñiz, antes de comenzar el desafío se unieron los apoderado Monrouzeau y Joel Katz, de Carolina, así como los jugadores Angelo Reyes, de los Gigantes, y Rosario y White, de los Capitanes, para disculparse mutuamente por los sucesos acontecidos luego del sexto partido de la serie final en Carolina.

White inclusive le estrechó la mano a Reyes.