Carmelo Anthony: “Mi parte boricua nadie me la quita”

08/06/2011 |
‘Melo’ atiende a Primera Hora en el hotel St. Regis Bahía Beach. (Primera Hora / Jose L. Cruz Candelaria)  
Melo’ atendió a Primera Hora en el hotel St. Regis Bahía Beach.

Río Grande. En el 2002, el delantero enebeísta de los Knicks de Nueva York, Carmelo Anthony, estuvo en la encrucijada de decidir si representaba a Puerto Rico internacionalmente debido a sus raíces boricuas por su lado paterno o si lo hacía por Estados Unidos, su lugar de nacimiento.

En aquel momento, su relación con quien fuera su futuro dirigente en la Universidad de Syracuse, Jim Boeheim, -y quien también sería el técnico del equipo norteamericano en el Panamericano Juvenil en Venezuela- lo inclinó a decidirse por jugar con Estados Unidos en vez de asistir al Mundial de Baloncesto en Indianápolis por Puerto Rico.

El resto, como dicen, es historia. Anthony ha ganado dos medallas olímpicas con Estados Unidos (bronce en Atenas 2004 y oro en Pekín 2008), pero ello no significa que haya cortado su vínculo con la tierra de su padre, que falleció de cáncer cuando él apenas era un bebé.

Tan es así que, por segundo año seguido, el jugador nacido en Brooklyn está de visita en Puerto Rico para apadrinar una instalación deportiva por medio de su fundación. El año pasado lo hizo en la cancha de baloncesto de La Perla en San Juan. Este domingo lo hará en la urbanización Lomas de Luquillo.

Sobre éste y otros temas, Primera Hora conversó con Anthony en una hospedería de Río Grande.

Primera Hora: Éste es tu segundo año en la Isla ayudando a comunidades de escasos recursos. ¿Por qué Puerto Rico?

“Es un lugar donde tengo raíces, donde la gente se puede relacionar conmigo. Es más fácil aquí que hacerlo en un lugar donde no conozco nada. Aquí tengo gente que hace ese tipo de investigación por mí, que me recomienda lugares, y entonces tomamos acción”.

¿Se convertirá esto en algo que harás todos los años en Puerto Rico?

“Éste es mi segundo año en Puerto Rico. Quiero seguir haciéndolo aquí, pero hacerlo todo un fin de semana. Que sea el ‘Melo-Weekend’”.

Cuando visitas Puerto Rico, ¿visitas a tu familia paterna? ¿Qué sabes de ellos?

“Aún estoy tratando de buscar información de toda mi familia, de quiénes son, dónde están. Conozco familia que tengo en Bayamón y Mayagüez.

Dadas tus raíces boricuas, ¿considerarías jugar alguna vez por Puerto Rico? ¿Qué tal en las Olimpiadas de Londres 2012?

“Creo que estoy amarrado al equipo de Estados Unidos para Londres. Pero, mis opciones las mantengo abiertas, particularmente debido al cierre patronal de la NBA. Siempre hay opciones y oportundiades”.

¿Te arrepientes de haber escogido representar en el 2002 a Estados Unidos en lugar de a Puerto Rico?

“Nunca me arrepiento de una decisión que haya hecho. De hecho, yo vine a Ponce y practiqué aquí brevemente. Y me vieron para el Equipo Juvenil de Puerto Rico. Pero, en aquel momento, y a mi edad en aquel momento (19 años), ya yo estaba enfocado en jugar con Estados Unidos. Pero mi parte boricua nadie me la puede quitar, está en mí, corre por mi sangre. Es algo que siempre voy a llevar conmigo”.

¿Si tuvieras la oportunidad de darle al tiempo hacia atrás, tomarías la misma decisión?

“Como dije, creo que tomé la decisión correcta. Pero con el cierre patronal (en la NBA), si siguen así las cosas, pues no descartaría jugar en Puerto Rico (BSN y Selección) Mantengo esa opción abierta. Habría que ver qué ofertas hay”.

Hay un jugador que está en una situación similar a la que estuviste en el 2002. Se llama Ricky Ledo. ¿Qué le recomendarías?

“Tiene que tomar la decisión que sea mejor para él. ¿Qué piensa él? Mi situación fue algo similar, pero ya yo tenía mi mente hecha de jugar con Estados Unidos. Creo que Ledo debe ponderar bien su decisión. Le recomedaría que tome la decisión que lo haga más feliz. Que luego que tome una decisión no se arrepienta. Sería una decisión positiva para él, no importa si es con Estados Unidos o con Puerto Rico. En cualquiera de los dos va a estar bien”.

Hay un compañero de equipo en los Knicks de raíces boricua como tú. ¿Cómo es tu relación con Renaldo Balkman?

“Renaldo es mi pana. Estuvo conmigo en Denver y ahora en Nueva York. Siempre nos mantenemos en contacto. Sé que está aquí practicando con el Equipo Nacional. De hecho, a mí me sorprendió cuando lo vi el año pasado con la Selección (en el juego de medalla de oro de Mayagüez 2010). Lució muy bien y me complace que haya decidido representar esta ísla”

¿Qué crees de tus Knicks de Nueva York para la próxima campaña?

“Cada año, los equipos buscan mejorarse. Siempre puedes mejorar tu plantilla, particularmente en lo referente a profundidad. Todo el mundo necesita mejorar en la posición de centro, de armador, y contar con buenos tiradores. Nosotros no somos la excepción, pero el enfoque es ver qué hacer con el cierre patronal”.

En términos del cierre patronal de la NBA, ¿crees que se perderá toda la temporada?

“Sería triste perder toda la temporada. Los jugadores no lo quieren, los dueños tampoco y los fanáticos mucho menos. Espero no tengamos que llegar a diciembre o a enero para resolver esto. Creo que ahí sería bastante tarde y nos arriesgaríamos a que se echara por la borda toda la temporada”.

Los jugadores obtienen en colectivo el 57 por ciento de la ganancias. Algunos dueños piden reducir ese porciento hasta 46. Ya la Asociación de Jugadores ofreció bajar el por ciento de ganancias de los jugadores a 54.3, que es similar al que ganan los jugadores de NHL. ¿Hay algún punto de armonía en esos porcentajes?

“Si me preguntas a mí, diría que el 57 por ciento existente para los jugadores es justo. Pero con honestidad, el problema va más allá de porcentajes de ganancias. También se tiene que definir cuáles son los equipos que realmente están teniendo pérdidas y si hay planes en agenda para mejorar su situación. Hay un sinnúmero de variables que se están considerando en las negociaciones, más allá de porcentajes de ganancias”.