Dennis Rodman, un improbable agente de la paz

Por Antonio Martín Guirado / Agencia EFE 03/06/2013 | 08:57 a.m.
Dennis Rodman, uno de los reboteadores más brillantes de la historia de la NBA, conocido por su agresividad, sus trifulcas en la cancha y sus escándalos fuera de ella, se ha convertido en un improbable agente de la paz tras su visita a Corea del Norte para promover la "diplomacia del baloncesto". (Prensa Asociada / Lorenzo Bevilacqua)  
Fue "acogido calurosamente" la semana pasada por el joven líder del hermético régimen comunista, Kim Jong-un.

Dennis Rodman, uno de los reboteadores más brillantes de la historia de la NBA, conocido por su agresividad, sus trifulcas en la cancha y sus escándalos fuera de ella, se ha convertido en un improbable agente de la paz tras su visita a Corea del Norte para promover la "diplomacia del baloncesto".

Aún tan extravagante como en su juventud, Rodman, el primer estadounidense que ha sido recibido por las autoridades norcoreanas, fue "acogido calurosamente" la semana pasada por el joven líder del hermético régimen comunista, Kim Jong-un, según explicó la agencia oficial del país, KCNA.

Llegó el 26 de febrero junto a miembros de los Harlem Globetrotters -conocidos por sus malabarismos con el balón- y un equipo de televisión de la productora estadounidense Vice Media, que prepara un reportaje sobre este encuentro que emitirá la cadena HBO el próximo 5 de abril y que vio cómo dos equipos de baloncesto, en los que se mezclaron jugadores estadounidenses y norcoreanos, firmaron un empate a 110 puntos.

Según la productora, la intención de la expedición era promover "la diplomacia" de ese deporte.

Kim Jong-un disfrutó en Pyongyang del espectáculo de los Globetrotters sentado junto a Rodman, que hacía así honor a su apodo de "The Worm" ("el gusano", por su facilidad para hacerse hueco en los lugares más insospechados) y que no dudó en tomar la palabra y asegurar en público que "es lamentable que las relaciones entre EE.UU. y Corea del Norte no sean buenas".

El líder comunista, que según KCNA "aplaudió a ambos equipos por su vistoso juego", recibió como regalo tras el partido una camiseta de los Globetrotters. Y las reacciones no se hicieron esperar.

"Rodman fue un magnífico jugador de baloncesto. Y como diplomático, es un gran jugador de baloncesto. Ahí dejo el tema", dijo al canal NBC desde Catar el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, al referirse al viaje protagonizado por el exmiembro de los Detroit Pistons y Chicago Bulls, entre otros equipos, al país asiático.

La visita de la comitiva estadounidense ocurrió después de que el 12 de febrero Corea del Norte realizara una nueva prueba atómica, la tercera después de las de 2006 y 2009, que justificó como parte de su estrategia defensiva de disuasión nuclear ante las "hostilidades" de su "enemigo" EE.UU.

"No perdono las cosas que ha hecho. Las odio. Pero es un ser humano y es mi amigo. Lo único que quiere Jong-un es que el presidente (Barack) Obama le llame por teléfono. No quiere ir a la guerra. Sólo quiere hablar con él", explicó Rodman en una entrevista al canal ABC. "(a Jong-un) Le encanta el baloncesto. A Obama también. Empecemos por ahí", añadió.

Jong-un, por su parte, dijo que esperaba que la visita promoviera "el entendimiento mutuo entre la población de los dos países".

Sin embargo, el reproche de Kerry no ha sido el único que ha recibido el ganador de cinco anillos de la NBA.

"En vez de gastar dinero en eventos deportivos con celebridades para entretener a las élites de ese país, el régimen norcoreano debería centrarse en el bienestar de su propio pueblo, que padece de hambre y vive privado de sus derechos humanos", apuntó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Como era de esperar, nada de esto ha afectado a Rodman, que a sus 51 años y a su regreso a EE.UU. ha vuelto a sus habituales polémicas.

Según informa el New York Post, fue invitado a abandonar el restaurante de un hotel el pasado domingo tras pasar horas alabando a grito pelado las bondades de Jong-un y su régimen, algo que ha provocado que se rememoren sus problemas con el alcohol, que le llevaron a intervenir en programas de televisión como "Celebrity Rehab With Dr. Drew" y "Sober House", donde se muestra cómo se desarrollan los procesos de rehabilitación.

Pero para muchos esta aparición del siempre polémico Rodman ha hecho más por la diplomacia entre ambos países que los cauces políticos habituales.

Un artículo de Jim Camp, fundador del Instituto del Campo de la Negociación, publicado en edición digital de la revista Forbes, asegura que Obama debería aprovechar la ocasión para acercar posturas y tratar de iniciar un diálogo por mínimo que sea. "Señor presidente, esto podría ser un mate. Haga la llamada".

Tags

Dennis Rodman