Final BSN: En Ponce apuestan a un séptimo

Por Marcos Mejías Ortiz / marcos.mejias@primerahora.com 07/29/2013 |
Jugadores y fanáticos de los Leones de Ponce celebraron el sábado luego del triunfo.  (jose.rodriguez@gfrmedia.com)  
Esperan que su dramático triunfo del sábado los impulse a un partido decisivo el miércoles.

Ponce. Los Leones dieron el pasado sábado el primer paso hacia una histórica remontada. Esta noche van en pos de la segunda huella que les daría una oportunidad de oro el próximo miércoles en su casa.

Luego de sobrevivir un quinto partido no apto para cardíacos, Ponce visita hoy a los Piratas de Quebradillas con la meta de empatar la serie final a tres triunfos por bando en busca de cerrar en grande una de las temporadas mas inolvidables para la franquicia sureña.

Ningún equipo ha logrado una remontada de 1-3 para ganar la serie final en los más de 80 años del Baloncesto Superior Nacional. Ponce intentará reescribir la historia.

“Uno tiene que creer. Cuando uno cree, trata de poner a sus jugadores en la mejor posición posible de anotar, y eso fue lo que hicimos (el sábado)”, expresó Nelson Colón, técnico de los selváticos.

Colón reconoce que no hay espacio para errores por parte de los suyos. La única opción es ganar si desean levantar el decimotercer campeonato de su historia.

“Ya no tenemos chance (de perder un juego mas), es sí o sí. Eso bien importante y todos los que estamos aquí los sabemos. Tenemos que mantenernos positivos, abiertos a la posibilidad de hacer pequeños ajustes en defensa”, indicó Colón, cuyo equipo sobrevivió en el quinto juego a una primera mitad de ensueño del base de los Piratas, Kevin Lisch.

El armador logró 19 de sus 29 puntos del partido en la primera mitad para mantener en juego a los suyos.

“Con (Carlos) Emory, Rick (Apodaca), Carlitos (Rivera) tratamos de variar frente a Lisch, que es el motor de Quebradillas. En un momento lo vi un poco cansado, empezó a pasar, dejó de bajar el balón, y esas cosas nos dieron resultados”, destacó el líder de la manada.

Aun cuando frenaron a Lisch en la segunda parte, Ponce necesitó de triples milagrosos de Mike Harris y Romel Beck, en el cuarto parcial y tiempo extra, respectivamente, para mantenerse con vida en la serie. Colón espera que la dramática victoria del sábado traslade el momentum de los suyos al vital encuentro de esta noche.

“Hoy (el sábado) cerramos nuestro camerino y el juego pensando en el juego siete en casa (el miércoles). Esa es la meta grande de nosotros” subrayó Colón.

“Vamos día a día, hoy (el sábado) cumplimos. Ahora nos enfocamos en el lunes y positivos de que las cosas van a pasar y vamos a llegar aquí (Ponce) el miércoles”.

Colón, además, espera contar con terceras voces en la ofensiva para acompañar a los refuerzos Ike Diogu y Harris, tal y como lo han hecho en los pasados encuentros Beck y el veterano Apodaca.

“Es increíble lo que ha hecho Rick en estos últimos dos partidos, me quito el sombrero”, destacó el dirigente.

“Beck, por su parte, es el refuerzo que necesitábamos”, añadió Colón, quien entiende que sus bases Rivera y Eddin “Guayito” Santiago pueden ser aun más efectivos en su rotación.

A pesar de que fue la ofensiva de los Leones la que despertó justo en el momento necesario en el quinto partido, Para Colón la clave será la defensa que apliquen sus pupilos para tener opción real de regresar a Ponce para un séptimo encuentro.

“Una vez defendemos, todo se prende y los muchachos lo entienden así. Este juego parte de la defensa, no de la ofensiva”, acotó el técnico.