Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Houston es otro equipo

Por Fernando Ribas Reyes 03/01/2018 |11:45 p.m.
Los Rockets suman 14 triunfos en línea y gran parte de ese éxito se debe a su defensa.
Los Rockets de James Harden están jugando en gran nivel al punto que llevan varias semanas como los líderes de la Conferencia del Oeste con medio juego de ventana sobre los campeones y favoritos para repetir en la NBA, los Warriors de Golden State. (AP)  

James Harden declaró anteayer que “este es el año de los Rockets de Houston”. Dijo que eso será así “de seguro”.

Es una exclamación mayor la que hizo el copioso canastero de los Rockets que juegan en una Conferencia Occidental de la NBA en la que el 99 por ciento de los analistas creen que los Warriors de Golden State ganaran nuevamente el Oeste.

Pero Harden tiene razones de peso para sentirse así de confiado, aunque al final él y los Rockets se queden cortos.

“No sé si les dará para ganarle a Golden State, pero no hay duda de que el optimismo de Harden es justificado”, dijo el coach de baloncesto y analista de la NBA para ESPN Deportes, Carlos Morales.

Morales analizó que los Rockets seguían con ventaja de medio juego sobre los Warriors ayer gracias a varios factores.

Primero está el factor matemático: los Rockets suman 14 victorias corridas. De hecho es su segunda racha de esa misma cantidad de triunfos en esta temporada. 

Luego está el desgloce estadístico de la racha: Morales dijo que durante ella los Rockets están clasificados como el cuarto mejor equipo defensivo en la NBA.

“Eso es mucho decir”, agregó Morales conociendo que los Rockets de Harden y el dirigente Mike D’Antoni han sido un equipo orientado mayormente hacia la ofensiva.

“Eso los ha complementado, los hace mucho más peligrosos, Ahora son capaces de parar a un rival y seguir anotando”, añadió.

Morales explicó que ese cambio defensivo que han dado los Rockets se debe a los jugadores que han sumado al equipo tales como los delanteros PJ Tucker y Luc Mbah a Moute, Trevor Ariza y Chris Paul, así como el trabajo del técnico asistente Jeff Bzdelik. 

Inclusive, el lado defensivo del equipo lo ha hecho un equipo irreconocible al ojo.

“Se ven distintos. Mucho más integrados porque los jugadores confían entre uno y otro”, observó Morales.

“Harden ha sido un lastre en el lado defensivo y no podemos hablar del término Jugador Defensivo con él. Pero ha mejorado para no costarle al equipo en el lado defensivo, y eso es un cambio radical”.

Morales también señaló a la química del equipo como un plus. Evaluó esta química con la que tenían los Rockets de Harden y Dwight Howard, que fue eventualmente cambiado. Dijo que perdieron talento con Howard, pero ganaron química con Clint Capela, quien está haciendo el trabajo de Howard.

“Harden y Howard no se llevaban. Con Capela, Harden se lleva bien y es, de hecho, el jugador al que más asistencias le hace”, ilustró Morales.

La racha de los Rockets comenzó el 28 de enero ante los Suns de Phoenix. Desde entonces han detenido en menos de 100 puntos a seis rivales, incluyendo a los Spurs de San Antonio y a los Cavaliers de Cleveland en juegos corridos en la carretera.

“En su última victoria, le ganaron a los Clippers en el primer cuarto. Le permitieron solamente siete puntos”, dijo del partido que cerró por 105-92.

Los Rockets tienen otro reto en el camino para aumentar la racha y preservar la ventaja sobre los Warriors. Mañana se enfrentan a los Celtics de Boston, ganadores de sus últimos cuatro y segundos en la Conferencia del Este.

Regresa a la portada

Tags

James Harden