José Juan Barea está que se ríe solo

10/12/2012 |
José Juan Barea sumó nueve puntos, cuatro asistencias y tres rebotes en el triunfo de los Timberwolves en su primer partido de pretemporada el pasado miércoles. (Archivo)  
Dijo sentirse muy cómodo con las nuevas adquisiciones de Minnesota.

“Ahora sí pareces un armador de verdad”.

Esas fueron las palabras textuales del dirigente de los Timberwolves de Minnesota, Rick Adelman, a su base titular José Juan Barea luego que el boricua corriera la ofensiva de su equipo con aplomo durante la fácil victoria del miércoles en la noche sobre los Pacers de Indiana, 84-70, en su primer juego de pretemporada.

Y es que no es lo mismo jugar con un grupo de jóvenes indisciplinados –como los que abundaban la pasada temporada– que con una camada de veteranos con alto coeficiente intelectual de baloncesto, como la que los Timberwolves reclutaron durante el verano.

“Fue un buen comienzo para nosotros porque movimos bien la bola y corrimos las jugadas sin problemas, como si lleváramos mucho tiempo jugando juntos. Definitivamente hay mucho más I.Q. de baloncesto en este equipo. Todos saben jugar, todos saben su rol y eso te hace el trabajo más fácil para correr la ofensiva sin tener que forzar nada”, opinó Barea a Primera Hora, quien terminó la velada con nueve puntos, cuatro asistencias y tres rebotes en 29 minutos al comenzar de armador titular, mientras el ruso Alexey Shved y Will Conroy le sirvieron de suplentes.

“Yo estoy supercontento porque, a pesar de que hay ocho jugadores nuevos, todos estamos en la misma página y sabemos lo que se requiere para llevar a este equipo a los playoffs”.

Impresionado con Kirilenko y Roy

Entre las nuevas adquisiciones del equipo resaltan la del delantero ruso Andrei Kirilenko y la del escolta Brandon Roy, quienes brillaron durante su partido de debut en el uniforme de los Timberwolves.

“Kirilenko hace de todo. De lo poco que llevo jugando con él me siento bien cómodo. Es bien altruista, enfatiza en el pase extra, no para de moverse cortando por todas partes y se faja muchísimo en defensa, dando tapones y llenando huecos. Con él las cosas son más fáciles”, dijo Barea.

“En el caso de Brandon, empezó un poco lento en la primera mitad luego de año sin jugar, pero en la segunda el dirigente me mandó a llevarle el balón y lo traté de envolver lo más posible. Ahí se soltó y empezó a meter puntos, como él sabe hacer”.

Además, Barea también tuvo palabras de elogio para los muchachos del banco como Shved, Derrick Williams, Louis Amundson y Greg Steimsma, quienes mantuvieron el nivel de intensidad en todo momento y en conjunto ayudaron a aliviar la carga enorme que antes tenía el delantero estelar Kevin Love.

“Lo mejor de todo es que Kevin no tendrá que hacerlo todo solo. Ahora tiene ayuda de sobra y no tiene tanta presión. Como equipo, vamos a vernos mucho mejor”, agregó Barea.