Piratas y Capitanes disputarán el campeonato del BSN en el séptimo partido esta noche en Quebradillas.
David Huertas, derecha, ha sido el segundo mejor anotador de los Capitanes en esta serie con 18.2 puntos y su equipo necesitará su mejor desempeño esta noche. (Archivo)  

La primera y única ocasión en que un equipo del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha ganado como visitante en un séptimo y decisivo partido de Serie Final en la reciente historia fue cuando los Capitanes de Arecibo le ganaron a los Vaqueros de Bayamón en el 2010 en el coliseo Rubén Rodríguez.

De aquella plantilla solo queda remanente como jugador el alero David Cortés, pues Guillermo Díaz está lesionado y Rafael ‘Pachy’ Cruz es el actual dirigente.

Pero también es cierto que los Capitanes han demostrado una y otra vez que son capaces de ganar partidos importantes en la carretera con su núcleo actual, logrando importantes victorias a domicilio durante su corrida de campeonato en el 2016 ante Santurce y Bayamón y duplicando dicho éxito esta temporada cuando se robaron el quinto desafío de los cuartos de final en Ponce y eliminaron a Aguada como visitantes en el séptimo partido de su serie semifinal.

Y a base de ese éxito es que Cruz apuesta a que sus jugadores lograrán sacar otro partido más en la carretera cuando intenten defender con éxito su corona y revalidar como campeones esta noche al visitar a los Piratas de Quebradillas durante el séptimo y decisivo partido de la serie final del BSN que se efectuará en el coliseo Raymond Dalmau.

“Este es un equipo que cuando está contra la pared se crece. Lo hicimos en la primera serie (con Ponce), en la segunda (con Aguada) y lo podemos hacer otra vez. Es un equipo orgulloso que sabe jugar bajo presión”, dijo Cruz, cuyo conjunto ha perdido los primeros tres partidos de esta serie en Quebradillas.

“Es difícil, pero no imposible. Todavía no hemos tenido ese juego que podemos tener allá. Hemos tenido buenos lapsos, pero no los 40 minutos. No importa la fanaticada. Está en nosotros. Todas las posesiones van a ser importantes. Lo hemos hecho antes en otras canchas. Si lo hacemos por 40 minutos en Quebradillas, seremos campeones de nuevo”.

Para salir airosos, los Capitanes necesitarán un partido sólido de Davon Jefferson, quien ha lucido gigante en Arecibo promediando 27.3 puntos por juego pero que en Quebradillas apenas ha producido 5.0 puntos por juego.

“Jefferson está claro que no ha tenido éxito allá. Pero no vamos a ponerle presión. Esto tiene que ser algo colectivo. No hemos ganado allá, pero hemos estado cerca. Tiene que existir defensa colectiva por 40 minutos. Ellos viven de la transición y se alimentan de la fanaticada. Si podemos detener su juego de la carrera y forzarlos a jugar media cancha, la victoria será nuestra”.

“No hay secretos”

Luego de seis partidos, son pocos los ajustes que quedan, ya cada cual conoce las rutas de sus rivales y han visto muchas vertientes en cancha. 

Por eso, según el dirigente pirata Carlos González, este partido será de quién pueda mantener la compostura cuando las cosas no estén saliendo bien, del que pueda defender por 40 minutos y quien pueda implementar mejor su estilo de juego.

“Es un juego donde hay que mantenerse enfocados en los patrones y no caer en la desesperación, en el juego individual en exceso. Si bien esperamos que Tu Holloway tenga otro gran partido y que Will Daniels reaccione en casa, lo más importante será contar con aportaciones de todo el mundo. Cuando tenemos cuatro o cinco jugadores anotando en doble cifra y podemos correr, Arecibo no ha podido con nosotros”, dijo González a Primera Hora.

“Tiene que ser un esfuerzo colectivo en ambos lados de la cancha y hay que elevar nuestro nivel defensivo en casa. En Arecibo, los Capitanes han podido anotar sobre 100 puntos ante nosotros, pero en Quebradillas los hemos limitado por debajo de los 90. Ese esfuerzo defensivo tiene que estar ahí”.

González también dijo sentirse confiado en el hecho de que la fanaticada pirata abarrotará el recinto quebradillano y la presión del sexto hombre será vital ante los Capitanes.

“Queremos el campeonato y no hay más nada. Hemos defendido la casa en esta serie y ellos (los Capitanes) hicieron lo que tenían que hacer en la suya. Este es el escenario perfecto para nosotros. Ahora nosotros tenemos que hacer lo nuestro para celebrar en nuestra cancha con nuestra gente”, concluyó González.

Regresa a la portada