Los Brujos con potencial e incertidumbres

Por Raúl Álzaga / ralzaga@primerahora.com 03/23/2013 |
Ángel “Buster” Figueroa (izquierda) es una de las caras nuevas en los Brujos. jose.candelaria@gfrmedia.com  
Así los considera el dirigente Juan Cardona, quien intenta motivar a sus jugadores.

Desde el saque, pocos les ven oportunidades reales a los Brujos de Guayama.

¡Y no es para menos!

Para empezar, sus dos turnos de primera ronda, los delanteros Renaldo Balkman y Kevin Young, posiblemente no jueguen esta temporada. El caso de Balkman es por una disputa contractual, mientras que Young probará suerte en los campamentos de la NBA una vez termine sus responsabilidades con la Universidad de Kansas y, quizás, solo juegue a fines de temporada.

A esto se suma la incertidumbre en torno a la disponibilidad del alero Rafael “Chamo” Pérez, la llegada tardía del escolta Darnell Hinson y las lesiones al delantero Tomás Vásquez y al estelar refuerzo Al Thornton.

Sin embargo, la gerencia de los Brujos no se quedó de brazos cruzados y trajo a varios jugadores que han sido descartados por otros quintetos, pero que siempre juegan duro y se ajustan al juego frenético del dirigente Juan Cardona. Tal es el caso de Joel Jones Camacho, Ángel “Buster” Figueroa y Christopher “Fifo” Vega, quienes deben jugar con férreo deseo de acallar a quienes se dieron por vencidos con ellos.

“Este es el equipo de los descartes, de jugadores menospreciados que nadie quiso, de los que tienen algo que probar. Y de esa hambre es que nos vamos a alimentar. Vamos a ser el equipo sorpresa de la temporada”, dijo Cardona a Primera Hora.

A ellos se suma un excelente trío de refuerzos en los ex enebeístas Josh Harrelson y Antoine Wright, así como el base dominicano Juan Coronado. Wright es el refuerzo que se reportará en lo que llega Thornton, si es que se recupera satisfactoriamente de una operación de rodilla.

Fortalezas

Este equipo está confeccionado para Cardona y su sistema de juego, que enfatiza correr en ofensiva, presionar en el lado defensivo y volver a correr. Los atletas los tiene. Pocos son los que podrán con el paso que impondrán Coronado, Jones, Figueroa y Wright cuando estén juntos en cancha. Y Harrelson los complementa bien, pues es un jugador inteligente en la pintura que puede anotar de espaldas al canasto y que sabe proteger bien el rebote defensivo para poder iniciar el juego de la carrera.

A ellos se suma el armador suplente Andrés Torres, cuya visión de cancha es espectacular y debe ver bastantes minutos, lo que permite que Coronado se mueva a la posición de escolta y tenga mayores libertades como anotador.

En defensa, Coronado es un pulpo y su energía contagia al resto del equipo, donde hay piernas de sobra para patrullar las líneas de pases y crear turnovers.

La posible sorpresa puede ser el novato Derick Beltrán, quien practicó con el Equipo Nacional el verano pasado y viene de tener una gran temporada en la NCAA con la Universidad de Southern, promediando 16 puntos y 1.3 robos de balón.

Si este equipo lograra mantenerse en pelea en el standing hasta inicios de mayo y se le integran jugadores como Hinson, Young y Thornton, hay que echarles el ojo.

Debilidades

El equipo va a confrontar escasez de hombres grandes en las primeras semanas dada las lesiones de Vásquez y Thornton, y la indisponibilidad de Young y Balkman. Harrelson tendrá que jugar muchos minutos o Cardona optar por cuadros pequeños por más tiempo del que quisiera.

Lo ideal sería que Balkman aceptara jugar luego de ser suspendido en Filipinas o que el equipo pueda sumar hombres grandes en algún canje por Balkman.

Otro asunto es la posición de escolta. Eric Rodríguez sigue siendo un sólido trespuntista, pero ya no tiene las piernas para defender con la misma eficacia de antaño.

Los 24 minutos por juego que vio en el 2012 hay que reconsiderarlos, buscando quizás tener más en cancha a Torres, Beltrán, Vega o Nieves para efectos de que el dirigente pueda implementar su paso frenético con mayor efectividad.

Predicción

Este equipo debe ganar entre 14 y 16 partidos y optar por una de las últimas posiciones disponibles para la postemporada.