El dirigente de los Brujos aseguró que algunos de los aspectos que más han afectado al equipo son las lesiones de algunos de sus jugadores suplentes. ([email protected])  
El quinteto guayamés intenta mejorar su ritmo para salir de los últimos lugares de la tabla de posiciones del BSN.

Guayama. A los Brujos le echaron un maleficio y el dirigente Manolo Cintrón prueba a diario las fórmulas que ha ideado   la noche anterior para revertirlo. 

Luego de un frustrante primer mes de temporada, Guayama busca estabilizar su juego para conseguir un ascenso en la tabla de posiciones en el Baloncesto Superior Nacional (BSN).  

“El equipo va a ir de menos a más, mejorando. El equipo está buscando el ritmo y defender la cancha local. También estamos tratando de sacar los partidos en la carretera para  estar en la ruta ganadora”, dijo Cintrón a Primera Hora, mientras veía el calentamiento de algunos de sus jugadores en el hogar de los Brujos, el coliseo Roque Nido Stella.

Hasta el  miércoles todo parecía  indicar que el equipo guayamés había conseguido mantener un ritmo tras un atropellado inicio, en el que tuvieron marca de 2-8. Habían conseguido un  desempeño positivo de    cuatro victorias –tres de ellas de manera consecutivas–  en los últimos cinco partidos.   

No obstante,  la derrota del  jueves ante los Vaqueros de Bayamón, los devolvió a la realidad. Les falta cohesión.   

Sin contar la jornada de ayer, los Brujos se mantienen en la  novena posición del torneo con   récord de 8-12, es decir, han jugado para 6-4 en sus últimas 10 salidas.   

“Nosotros hemos tenido momentos buenos. Con Leon Williams ganamos un ritmo, pero lo perdimos. Luego tuvimos un jugador que no llenó nuestras expectativas.  Al llegar Chane Behanan, nosotros comenzamos a rebotear y ese era el principal problema en nuestro momento. Otros  equipos comienzan con récord  6-0  como visitante y nosotros no hemos podido comenzar así. Nuestros comienzos han sido bien inconsistentes y cuando tenemos que venir de atrás nos cuesta”, explicó Cintrón sobre el desempeño del equipo, que registró su primera victoria como visitante, en  poco más de un año,  el viernes de la semana pasada.

Un aspecto consistente  dentro del juego de los Brujos ha sido  el desempeño del importado Damien Wilkins, quien está en el segundo lugar en anotaciones en la liga  al anotar 19.9 puntos por juego. 

“Estamos en una transición, pero todavía no hemos podido jugar como equipo todos los integrantes juntos. Hemos estado jugando bien y se nos lastima Ricky (Sánchez). Perdimos también a Enrique (Ramos) –que era nuestro centro y nos estaba reboteando–  y Juan Pablo (Piñeiro) lleva varios juegos afuera por un tobillo. No hemos estado completos”, prosiguió Cintrón antes de asegurar que las lesiones han provocado que algunos  jugadores se acostumbren a los roles que ha determinado para ellos en el equipo.   

Sin embargo, anteayer recibieron una buena noticia con el regreso a cancha del delantero Ricky Sánchez, quien  se perdió dos partidos luego de lastimarse la mano izquierda. 

“Creo que el equipo tiene muchas variantes. Tiene veteranos y tiene jóvenes como Kyle (Viñales), Juan Pablo y Marcus Fillyaw, que nos dan energía. Solo estamos buscando cohesión de grupo para conseguir la consistencia”, sentenció Cintrón.

Regresa a la portada