Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
El capitán del equipo, Carlos Arroyo, enfatizó la ventaja que le da contar con un experimentado “backcourt” en el equipo para llegar a la final. (PARA HORIZONTE / DAVID VILLAFAÑE)  
Para el equipo, clasificar es una obligación.

Comenzada la temporada, los Cariduros de Fajardo pusieron el pie derecho al frente, reinauguraron su cancha con casa llena y levantaron el monstruo del fervor baloncelístico en la Metrópolis del Este.


Muchas de las presiones se fueron con el inicio de la temporada, mientras otras recién comienzan a cobrar forma. “Nosotros no estamos jugando el mejor baloncesto todavía y creo que ningún equipo está jugando su mejor baloncesto. Si nos vamos por porcentaje, creo que estamos en un 70% de nuestro juego. Todavía nos falta un 30% para llegar a donde queremos estar. Pero juegos como el segundo partido que sacamos en Bayamón nos unen más y nos dan más confianza de seguir trabajando duro”, confesó el dirigente Allans Colón, haciendo referencia al encuentro donde un triple de Filiberto Rivera en el segundo final, los Cariduros dejaron en la cancha a los Vaqueros de Bayamón (87-86).

Según Colón, esta temporada le trae como reto el lograr la química de grupo lo antes posible para establecer un buen ritmo, pero confía en que lo logrará pronto debido a que cuenta con figuras experimentadas como su trío de armadores.

“Esto es una mezcla de veteranos y jóvenes que son panas, pero nunca han jugado juntos. Tenemos que mejorar en la cohesión y el conocernos como equipo. Pero aquí puedes dar los mapas el día antes, en el camerino decir los esquemas, la ruta y dejar que los jugadores corran el show porque ellos tienen la experiencia. Obviamente, el tener a Carlos Arroyo, Filiberto Rivera y Alí Berdiel, te da esa tranquilidad. El trabajo de nosotros es aglutinarlos, que se conozcan bien y hacer los 'scoutings' ”, relató confiado y tomándose una tacita de café.

El capitán del equipo, Carlos Arroyo también entiende la ventaja de contar con un experimentado “backcourt” en el equipo.

“Necesitamos conocernos mejor en la cancha, pero hemos demostrado que somos un equipo con mucho carácter, paciencia y madurez. Tenemos muchas mentes que pueden actuar a la misma vez, sobre todo cuando contamos con tres point guards juntos en cancha. La manera en que nosotros vemos el juego, cómo lo controlamos y el hecho de que sabemos ejecutar de la manera correcta en los momentos importantes, nos va a ayudar mucho en los planes que tenemos esta temporada”, expresó el veterano armador.

En cuanto a las áreas para trabajar en las primeras semanas de torneo, Allans Colón entiende que lo importante es mejorar el renglón de los rebotes y lograr encontrar el porcentaje de tiros adecuado.

“Tenemos que defender para menos de 80 y hay que trabajar en las tablas para proteger más el canasto, ya que nos han cogido muchos rebotes ofensivos. En ofensiva, necesitamos que la ejecución sea mejor. Ahora mismo estamos bajitos en canastos de campo y tiros libres. Pero, el seguir trabajando juntos y conocernos nos ayudará a mejorar”, aseguró.

Con un equipo con la figura de Carlos Arroyo en cancha es difícil no pensar en la final como meta, es una presión que está latente. Pero, el dirigente cariduro asegura estar concentrado primeramente en lograr una buena posición en la clasificación, la cual da por sentado, y esto traería como consecuencia mejores posibilidades de llegar a lo que él, toda la plantilla y el pueblo de Fajardo espera: la final del BSN.

“Yo no hablo de campeonato nunca, yo vendo jugar duro todos los días. A mí se me hace difícil porque he estado en equipo como Ponce y Arecibo donde hemos ganado campeonatos y subcampeonatos. Sé lo que cuesta estar ahí y este equipo tiene el calibre para eso. Obviamente, este grupo piensa en el campeonato, pero hay que ir juego a juego. El torneo no está fácil. Hay equipos buenos como Quebradillas, Arecibo, Ponce, Aguada y Bayamón. Si hablamos de nombres tenemos lo necesario para estar dentro de los primeros cuatro. Pero hay que jugar duro, los nombres no juegan. La meta de nosotros no es clasificar porque un equipo como el nuestro es obliga'o que estará entre los mejores ocho. La meta es terminar dentro de esas primeras cuatro posiciones para buscar la ventaja local en esas primeras series”, concluyó.

Regresa a la portada