Los Leones de Ponce se mantienen con vida

Por Marcos Mejías Ortiz / marcos.mejias@primerahora.com 07/27/2013 |10:52 p.m.
Mike Harris logró 29 puntos y 18 rebotes. (carlos.giusti@gfrmedia.com)  
Los Leones vencieron dramáticamente en tiempo extra, 95-92, a los Piratas de Quebradillas.

Ponce.  Mike Harris tiró uno de sus mejores juegos en su carrera justo cuando Ponce más lo necesitaba. Por eso es el Jugador Más Valioso en el BSN durante la campaña del 2013.

“Si alguien no creía en milagros, pues ocurrieron hoy”, dijo con gran alivio Nelson Colón, técnico de los Leones de Ponce luego del partido.

El importado logró 29 puntos y 18 rebotes, pero más importante aún, consiguió un enorme triple con 12.1 segundos por jugar en el tiempo reglamentario, y en la prórroga hizo la asistencia de la noche para que los Leones vencieran dramáticamente en tiempo extra, 95-92, a los Piratas de Quebradillas en el quinto juego de la serie final en el Auditorio Juan “Pachín” Vicéns en la ciudad Señorial. 

La ventaja en la serie para los Piratas se reduce, 3-2, y tendrán una segunda oportunidad para lograr su primer cetro en más de tres décadas en el sexto partido el lunes en Quebradillas. 

Dos tiros libres del importado pirata Lorenzo Mata le dio la delantera, 82-79, a la visita. El armador Carlos Rivera falló un triple, y David Huertas tuvo en sus manos la opción de despegar a los suyos pero erró dos tiradas libres claves con 21 segundos de acción.

Acto seguido, Harris logró un enorme bombazo para empatar las hostilidades, 82-82, con 12.1 segundos por jugar. Los Piratas intentaron acabar con la serie, pero Mata falló un canasto debajo del aro para llevar el encuentro a cinco minutos adicionales.

 
Celebran los Leones de Ponce tras victoria ante los Piratas

La victoria de los locales extiende a un partido más la serie final del Baloncesto Superior Nacional que ahora es dominada por los Piratas, 3-2.


“Uno tiene que creer. Le dimos la bola a Harris en buena posición y el tipo se encargó de cerrar el show”, indicó Colón, quien muchas veces ha confiado en su canastero. “Uno vive y muere con los caballos y cree en ellos. El triple que metió fue de hombre”, agregó el entrenador.

Harris comenzó el tiempo complementario con triple, pero los Piratas controlaron el juego, y bombazos seguidos de Carmelo Lee y David Huertas despegó a la visita, 91-87, con 1:30 por jugar y parecía que el título se acercaba para Quebradillas. 

Sin embargo, los 90 segundos finales fueron de infarto. El mexicano Romel Beck anotó dos tiros libres para poner el partido, 91-89, con 1:07 de acción.

Mata anotó uno de dos tiros libres con 52.2 segundos, el base Kevin Lisch recuperó el rebote, pero Carmelo Lee erró un triple que hubiese enterrado a los Leones. 

En la siguiente posesión, Ike Diogu falló de tres, pero Harris cogió el rebote y recibió falta de Huertas. El Mas Valioso anotó uno de dos tiros libres, pero el propio Harris recuperó el rebote para mantener la posesión ponceña, y con el local abajo, 92-90.  

Harris se quedó con el balón, y cuando fue a atacar el canasto, encontró a Beck en la esquina izquierda y éste anotó el triple más importante del año para Ponce para darle a los suyos la ventaja, 93-92, con 3.3 segundos por jugar ante una eufórica fanaticada leona. 

Quebradillas sacó de media cancha, pero el pase de Lee fue interceptado por Rick Apodaca, quien logró un canasto solo al otro lado de la cancha para extender la serie por un partido más. 

“El deseo y corazón de este equipo por seguir en la serie es obvio. Quebradillas es un gran equipo, a veces se ven mejores que nosotros, pero cuando podemos controlar la situación estamos a ese nivel, y eso es lo que tenemos que hacer”, acotó Colón, cuyo equipo buscará igualar la serie el lunes en el coliseo Raymond Dalmau.

El periodo final fue uno de pura emociones. Quebradillas, con Shawn Redhage a la carga, anotó los primeros seis puntos del segmento para despegarse, 66-60, con 6:51 por jugar. 

Los Piratas aumentaron esa ventaja, 74-64, luego de cesta de Kevin Lisch con 5:01 de acción. No obstante, Ponce no se quitó y triple de Harris los acercó, 74-70. 

Quebradillas mantenía el liderato, 80-74, pero cinco puntos al hilo de Ike Diogu acercó al local, 80-79, con 1:15 por jugar, lo que preparó la emocionante escena del minuto final.

“Este juego se acabó y mañana (domingo) habrá un afán nuevo. Hay que bregar con eso”, expresó con evidente frustración Carlos Calcaño, dirigente de los Piratas. 

El tercer parcial fue uno de mucha intensidad por parte de ambos equipos. Los Leones contaron con la aportación de otras voces ofensivas que no fueran de sus refuerzos, y con un gran canastos de Apodaca seguían al frente, 53-49, con 5:32 por jugar en el periodo. 

Sin embargo, el mexicano Mata se encargó de traer a juego a la visita, y con ocho tantos en línea, incluidos tres donqueos, acercó a los suyos, 58-57. Lisch terminó el parcial con una espectacular jugada de tres puntos para que los Piratas se fueran al frente, 60-58, luego de 30 minutos de acción. 

Los Leones iniciaron el partido decididos a extender la serie y con cesta de Ike Diogu se despegaron, 18-12, con 2:33 por jugar en el segmento. Sin embargo, triples consecutivos de Kevin Lisch y Carmelo Lee trajo a juego a los Piratas, 20-18, luego de 10 minutos.

El segundo parcial fue el espectáculo ofensivo de Lisch, quien con un triple le dio a los Piratas su mayor ventaja de la primera mitad, 33-29, con 4:08 de acción. Luego de otro canasto de tres del propio Lisch –quien logró 19 puntos en la primera mitad, 12 en el segundo parcial- mantuvo la delantera de la visita, 40- 36,  triple de Apodaca, cesta de Harris, y bombazo al sonido de bocina de Diogu llevó a los selváticos a los camerinos con ventaja de 44-40.