Manos santas en el Heat

Por Elket Rodríguez Birriel / elket.rodriguez@gfrmedia.com 03/19/2013 |
El asistente físico del Heat de Miami, Rey Jaffet, ha hecho una gran labor en mantener en condiciones óptimas y libre de lesiones a los jugadores de Miami. (Archivo)  
La labor del preparador físico de Miami ha sido fundamental en la racha positiva del quinteto.

Ningún equipo de la NBA está jugando un mejor baloncesto que el Heat de Miami. Sin contar el partido de anoche, lleva 22 partidos al hilo sin experimentar un revés.

Y una de las razones de peso para el éxito del conjunto durante las pasadas semanas ha sido el hecho de que ninguno de los jugadores estelares ha sufrido algún tipo de dolencia significativa durante el transcurso de su arrollador paso.

Esa difícil encomienda de mantener en condiciones los cuerpos de LeBron James, DwayneWade y compañía ha recaído en las manos del puertorriqueño Rey “el Brujo” Jaffet, quien merece buena parte del crédito por la racha histórica de los actuales campeones de la NBA.

“Quisiera decir eso. La verdad es que la calidad de jugadores que tenemos hace que tengamos un equipo buenísimo en todos los sentidos”, indicó Jaffet en una entrevista publicada en el diario de Miami El Nuevo Herald.

“También hay que darle crédito a la organización, que nos provee de todo”, agregó.

Jaffet –quien se graduó de la Universidad de Puerto Rico y posee una maestría en Ciencias de la Educación Física y una licenciatura en terapia física en la Universidad Internacional de la Florida (FIU, por sus siglas en inglés)– actualmente se destaca como director de rehabilitación del conjunto de Miami.

Pero las expresiones humildes del “Brujo” no recogen la importancia de la labor que realiza para los monarcas de la NBA ni lo técnico que podría convertirse una posición tan subestimada en el baloncesto como la de aguador.

“Uno de mis títulos (universitarios) es el de hydration specialist. Pesamos a los jugadores antes y después del juego y me aseguro que tomen durante el partido cierta cantidad de fluido, casi un galón entre Gatorade y agua, porque es esencial para la recuperación”, explicó el también asistente de preparador físico.

El puertorriqueño –quien ha laborado durante los pasados cinco años con la franquicia– trabajó previamente como director de servicios clínicos en un hospital de la Florida.

“Llegué al Heat porque teníamos una relación desde 1996, cuando trabajaba en rehabilitación en Health South (Select Medical Corportation). Le proveíamos los servicios. Para facilitarles las cosas, venía aquí y luego se me propuso quedarme definitivamente. Llevo cinco años a tiempo completo”, sostuvo el ex jugador de los Atléticos de San Germán.

Tags

Miami Heat