Último intento para que Maurice Harkless juegue con Puerto Rico

Por Raúl Álzaga 07/29/2014 | 00:00 a.m.
La Federación de Baloncesto de Puerto Rico realizó una última gestión ayer para tratar de conseguir un visto bueno por parte del delantero de 6’9” de estatura.
Maurice “Moe” Harkless (Archivo)  

Si el delantero del Magic de Orlando, Maurice “Moe” Harkless, todavía tiene alguna intención de vestir la franela del Equipo Nacional de Puerto Rico de cara a la Copa del Mundo en España, el tiempo de decir presente es ahora.

Con el reloj contando en su contra, la Federación de Baloncesto de Puerto Rico realizó una última gestión ayer a través del agente de Harkless para tratar de conseguir un visto bueno por parte del delantero de 6’9” de estatura, pero de no contestar esta semana quedaría descartado totalmente su integración.

“Hicimos hoy (ayer) un último intento a ver qué sucede. Se contactó a su agente para esos efectos y esperamos respuesta en estos días. Ya se le había colocado en la lista para España y tenemos sus documentos. Solo falta que diga presente”, dijo el presidente de la Federación de Baloncesto, Carlos Beltrán.

“Él de por sí no estaba en planes para Centrobásket, pero si quiere ir a España debe integrarse ya a las prácticas con el grupo que se quedó en Puerto Rico antes de salir a los fogueos”.

Según Beltrán todo pintaba bien con Harkless por los primeros meses del 2014 luego de entrevistarse con el dirigente Francisco “Paco” Olmos. De hecho, se le tenían unos pasajes reservados para venir a Puerto Rico el pasado 26 de mayo y quedarse unos días en la Isla con su novia, donde se le llevaría al pueblo de Patillas a conocer a su familia extendida. Sin embargo, de la noche a la mañana Harkless canceló y desde entonces la comunicación entre ambas partes ha sido más difícil.

“Honestamente no sé lo que sucedió. Todo iba muy bien y de momento Harkless canceló el viaje y todo se complicó. Desde entonces todo ha sido más difícil. No sabemos si es presión del equipo del Magic de Orlando o de la gente a su alrededor, pero la comunicación no ha fluido como antes. Ha sido un poco frustrante”, agregó Beltrán.