Las integrantes de la selección de Puerto Rico festejaron en grande la victoria sobre Cuba en la jornada del miércoles para avanzar a la ronda semifinal en el Torneo AmeriCup y buscar el el pase al Mundial 2018. (fiba.com)  
El dirigente Jerry Batista habló de lo que representó la primera victoria ante el vecino país.

La victoria de Puerto Rico sobre Cuba en el Torneo AmeriCup de baloncesto femenino tuvo un efecto que liberó emociones y reflejó que el programa nacional de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico va por la vía correcta.

El miércoles, Puerto Rico doblegó a Cuba, 70-67, por primera vez en la historia del baloncesto femenino y acabó con un dominio de casi 40 años.

Con el triunfo también se consiguió el pase a la semifinal del torneo y el boleto a los Juegos Panamericanos del 2019. Las boricuas esperaban los resultados de anoche para conocer su rival en la semifinal del sábado en el primer turno para obtener uno de los tres boletos al Mundial 2018. 

“Fue una victoria emocional”, aseguró ayer Jerry Batista, dirigente del equipo, a Primera Hora desde Argentina. “Es emocional porque se da después de tanto tiempo, después de tantas guerras, mucho esfuerzo y preparación”.

El marcador final no reflejó el dominio de Puerto Rico en el partido, luego de dominar la primera mitad por 16 puntos, 43-27.

“Pensé en todas las jugadoras que han pasado por el programa nacional. Las jugadoras que contra viento y marea lo han dado todo en cada enfrentamiento que hemos tenido con Cuba. También pensé en todos los entrenadores que han desplegado sus estrategias para superarlas”, continuó Batista.

La victoria también es un reflejo de la buena transición generacional en el programa. A esta competencia no asistieron Carla Cortijo, Jennifer O’Neill, Sandra García ni Jazmine Sepúlveda.

“Vamos por buen camino. Ese triunfo nos hace pensar que el futuro será halagador”, dijo Batista.

Regresa a la portada

Tags

Cuba