Flores ha estado entre los líderes de efectividad del torneo durante los últimos tres años. (Foto/Archivo)  
El derecho ha sido uno de los abridores más consistentes en la liga invernal en los pasados tres años

 El lanzador de los Cangrejeros de Santurce, Adalberto Flores, ha demostrado tener la clave para conseguir la consistencia en cada loma de béisbol que ha lanzado para  los equipos con los que ha jugado en  la  Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

Flores ha estado entre los líderes de efectividad del torneo durante los  últimos tres años y en la temporada pasada fue el Lanzador del Año luego de acumular récord de  5-2  y efectividad de 2.04  en 10 aperturas con los bicampeones invernales. 

Las razones para el éxito son simples. Sin embargo, la más importante radica en no cambiar lo que siempre le ha dado resultados. 

“Todo es basado en hacer lo mismo y tener la misma ética de trabajo. Si lo que estás haciendo te funciona, tienes que seguir haciéndolo”, dijo Flores. 

 Esta temporada invernal también lo está haciendo  bien. Sin contar la acción de la jornada de ayer,  Flores se mantenía como líder en efectividad  del torneo al permitir 0.59 carreras por cada nueve entradas. Su récord era de 3-0 en seis aperturas. 

Como muchos otros jugadores en la liga profesional, no ha tenido que salir del País luego que termina la temporada en enero.  Flores, de 30 años, ha estado activo en la Liga de Béisbol Superior Doble A con los Leones de Patillas y los Azucareros de Yabucoa.  

“El béisbol es béisbol en cualquier liga donde juegues. Siempre el bateador va a ir con la intención de querer darte y tú tienes que ir con la intención de poncharlo. Pero, lo primordial es atacar a los bateadores y tirar strikes evitando caer atrás”, señaló Flores. 

Entre los lanzadores que han estado activos en la pelota  Doble A local y que han tenido sólidas actuaciones en la liga profesional se encuentran los también derechos   Iván Maldonado, de los Indios de Mayagüez,  y Tomás Santiago,   de los Tiburones de Aguadilla. 

“Es todo una rutina. Ir al gimnasio, correr y cosas así por el estilo. Uno trabaja según el cuerpo te lo pide y uno sabe cómo tú te sientes.    Si tengo un dolor pues, obviamente, voy  a hacer otras cosas con el fin de cambiarlas. Si me siento bien, pues se trabaja normal. Me he empeñado más en eso”,  explicó Flores, quien cuenta con nueve temporadas en la liga invernal. 

Luego de haber estado la mitad de su carrera viniendo el bullpen, Flores comenzó  su rol de abridor con los  Senadores de San Juan en el 2014. Estar como iniciador de un partido le da  la posibilidad de tener una mayor preparación mental en su plan para atacar a los bateadores. 

“Eso ayuda porque   me voy preparando mentalmente. Tengo cinco días para prepararme contra el equipo que voy a lanzar. Más o menos uno tiene un background de los peloteros,  sabes cómo  son los bateadores  y los errores que cometiste contra ellos. Son cosas que uno analiza en los días libres  y cuando viene uno a pitchear  trae un plan de cómo hacerlo ante ellos”. 

También está la confianza de ser uno de los mejores lanzadores en el torneo. 

“Cuando voy a lanzar me da más confianza. Simplemente quisiera volver a repetirlo. Quisiera ser el mejor lanzador siempre porque es algo bonito para mí y mi familia”, dijo  Flores.  

Regresa a la portada