Carlos Beltrán se acerca a Igor González

Por Carlos Rosa Rosa 06/17/2017 |00:00 a.m.
La grandeza de Carlos Beltrán no estriba solo en que esté actualmente entre los mejores tres jonroneros boricuas de la historia, sino en que está entre los mejores cuatro bambinos ambidextros de todo el béisbol en la historia. (AP)  
El designado de los Astros se encontraba ayer a cinco jonrones de empatar con Juan González como el segundo máximo jonronero boricua de la historia en las Mayores

Carlos Beltrán ya es el líder histórico en carreras anotadas y remolcadas entre los boricuas en las Grandes Ligas.

Y ahora está próximo a alcanzar un sitial relevante en el departamento de jonrones.

El bateador designado de los Astros de Houston está a solo seis bambinazos para superar al vegabajeño Juan ‘Igor’ González en el segundo encasillado entre los líderes puertorriqueños. Igor González totalizó 434 vuelacercas, a la vez que Beltrán suma 429, incluyendo ocho en esta campaña.

El aguadillano Carlos Delgado es el máximo jonronero boricua de todos los tiempos con 473.

Con poco menos de 100 partidos en calendario es muy probable que el manatieño alcance a Igor González en esta temporada.

Para él sería un privilegio.

“Primero que todo me siento muy bendecido de que Dios me esté dando la oportunidad de hacer lo que amo (jugar béisbol)”, compartió Beltrán con Primera Hora. “Igor fue un gran pelotero y si no se hubiera lesionado, no tengo duda de que hubiera llegado a los 500 jonrones y estuviera en el Salón de la Fama. Igor es un tremendo ser humano y me alegra estar cerca de su marca de jonrones. ¡Imagínate!, llegar a la marca de Igor”, abundó Beltrán, de 40 años.

Igor González sacudió sus 434 bambinazos en 1,689 partidos. Totalizó 17 campañas en las Mayores. En dos ocasiones fue el líder de cuadrangulares de la Liga Americana con Texas en el 1992 (42) y 1993 (46). Fue además dos veces Jugador Más Valioso de esa liga con ese mismo equipo.

Hasta antes de la acción de anoche en las Mayores, Beltrán acumula 2,514 encuentros jugados en 20 temporadas. En una ocasión sacudió 41 jonrones con los Mets de Nueva York en el 2006.

Cuando Beltrán saltó al profesionalismo en el 1995, el escucha responsable de su firma, Johnny Ramos, de los Reales de Kansas City, nunca proyectó que el jardinero iba a convertirse en un bateador de tanta fuerza. En su juventud, Beltrán brillaba más por su brazo, defensa y velocidad. Pero en el camino, Beltrán desarrolló otra herramienta: poder.

“Cuando firmé pesaba 170 libras. Era muy delgado. Y Johnny Ramos, en base a su proyección y experiencia, pensó que yo no iba a tener poder. Por eso es que no creo en proyecciones. Creo en desarrollo, trabajo y esfuerzo”, reaccionó Beltrán.

“Honestamente, siempre he sido una persona muy dedicada en mi trabajo y siempre con la mentalidad de maximizar las habilidades que Dios me ha dado”.

Hay otro elemento más impresionante en la carrera de Beltrán. Y es que se convirtió en un bateador de poder en ambos lados del plato, cuando era únicamente un bateador derecho en el inicio de su carrera profesional con los Reales.

Y su nombre ocupa un espacio importante entre los mejores bateadores ambidextros en la historia del mejor béisbol del mundo. Beltrán ocupa el cuarto lugar entre los máximos jonrones ambidextros. Solo lo superan dos miembros del Salón de la Fama y otro que va en camino. Mickey Mantle es el líder con 536, seguido de Eddie Murray con 504 y de Chipper Jones con 468.

“Lo de hacerlo como bateador de ambas manos es una de mis satisfacciones personales, ya que hay que trabajar el doble todos los días”, apuntó.

Su meta mayor es ganar una sortija

Como agente libre en el periodo muerto, Beltrán optó por regresar a los Astros al pactar por una temporada y $16 millones y, al parecer, fue la decisión acertada. Sin incluir la acción de ayer, Houston marchaba cómodamente en la primera posición en la División Oeste de la Liga Americana con marca de 45-22, presentando el mejor récord de las Mayores.

Pese a la baja de algunos lanzadores por lesiones, Houston sigue por buen camino para clasificar a la postemporada. Beltrán, en tanto, busca su primera sortija de campeonato.

“Ganar una Serie Mundial es el sueño de cada pelotero. Algunos los cumplen y muchos no. Me siento feliz de tratar todos los años. El equipo está jugando bien. El talento que tenemos es increíble. Es cuestión de mantenernos saludables y seguir disfrutando el juego. Falta mucho béisbol, pero entiendo que si seguimos jugando así, no veo razón de no estar jugando en octubre (en los playoffs)”, destacó.

Encantado de compartir novena con Correa

Durante esta campaña, Beltrán disfruta la oportunidad de jugar diariamente con su compatriota Carlos Correa. En el últimos mes y medio de la campaña, el campocorto santaisabelino ha sobresalido con el madero con los Astros. En mayo, por ejemplo, fue seleccionado el Jugador del Mes en la Americana.

“Carlos es un excelente jugador y, en realidad, tiene una habilidad increíble para hacer de todo. A Carlos solo hay que desearle mucha salud y que continúe hacia adelante trabajando duro”, dijo Beltrán, quien trata de ayudar a su compatriota con su vasta experiencia en las Grandes Ligas.

“Me siento feliz de poder ayudarlo y de impactar su carrera de una manera positiva. Carlos será una de nuestras estrellas por muchos años en la historia del béisbol puertorriqueño y de las Grandes Ligas”, concluyó Beltrán.

Regresa a la portada