Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Carlos Delgado recuerda la transformación de Halladay

Por Fernando Ribas Reyes 11/08/2017 |11:45 p.m.
Carlos Delgado y Roy Halladay jugaron juntos en Toronto desde el 1998 al 2004. (Instagram / Carlos Delgado)  
El boricua resaltó las cualidades de su excompañero de equipo.

No todo se ha dicho sobre la ética de trabajo del lanzador Roy Halladay, quien sorpresivamente murió el martes en un accidente aéreo. Tenía 40 años.

El aguadillano y excompañero de equipo de Halladay con los Azulejos de Toronto, Carlos Delgado, aportó ayer un dato del derecho que abona a la conversación del laureado Halladay. “Lo recuerdan como el ganador de Cy Young (premio) y el lanzador dominante. Pero yo lo vi en su transformación como lanzador”, dijo Delgado a Primera Hora. Cuenta el exprimera base que Halladay subió a las Grandes Ligas en el 1998 como un lanzador “básico, derechito por encima del brazo” y que en el 2001 fue bajado hasta el bullpen en Clase A para que trabajara y recupera su confianza.

Halladay había tenido marca de 4-7 y efectividad de 10.64 en 20 juegos en el 2000. Dio 42 bases y le dieron 14 jonrones en 67 entradas.

Halladay, entonces de 24 años, se enrolló la tricota y, desde abajo, comenzó nuevamente su ascenso al equipo grande, recordó su compañero de siete temporadas.

“Hubo un montón de altas y bajas y lo bajaron. Empezó un proceso. Le cambiaron el delivery, el enfoque y fue subiendo hasta que volvió a las Grandes Ligas. Luego era un trabajador incansable, metódico, y los resultados fueron impresionantes”, detalló.

Lanzó en 13 partidos en Clase A como relevista, y lo subieron en el mismo 2001 a Doble A y allí reinició su carrera de abridor. Comenzó cinco partidos y tuvo marca de 2-1 con efectividad de 2.12 en 34 entradas. Terminó el 2001 en Triple A, en donde hizo dos salidas más, ganando una. En 14 entradas ponchó a 13.

Y en el 2002 regresó a las Mayores con resultados impresionantes. El apodado Doc tuvo marca de 19-7 y efectividad de 2.93 en el 2002. Un año luego ganó ganó el primero de dos Cy Young. 

“Esa transformación la vi porque jugamos muchos años en Toronto. Entrenaba como un caballo. Buena gente, no extrovertido, pero con buen sentido del humor. El tipo de compañero que quieres porque iba a batallar”.

Regresa a la portada

Tags

Carlos Delgado