Contento Josué Espada con su nuevo reto

10/11/2012 |
Josué Espada es el coach de primera base de los Marlins. (Archivo)  
Espera con ansias su debut como dirigente de los Atenienses.

El ex jugador del cuadro Josué Espada regresa a la Liga de Béisbol Roberto Clemente a enfrentar un nuevo reto: ser dirigente de los Atenienses de Manatí.

Espada jugó en el invierno para los Cangrejeros de Santurce, Gigantes de Carolina y Lobos de Arecibo antes de convertirse en coach de primera base de los Gigantes de Carolina en la temporada 2008-2009.

“Es un orgullo que mi primera oportunidad como dirigente sea en mi casa, Puerto Rico. Estoy ready para enfrentar retos en esta temporada que regresa el béisbol al área norte, una zona que conozco porque jugué en Arecibo y mis padres viven en Dorado”, sostuvo Espada.

Espada será uno de los cuatro pilotos que se estrenarán este año en la liga invernal, además de Carlos Baerga (Santurce), Pedro López (Caguas) y Héctor “Boliche” Ortiz (Ponce).

Durante los pasados dos años, Espada se ha desempeñado como coach de primera base de los Marlins de Florida. Anteriormente, había trabajado en la organización como instructor del cuadro en las Ligas Menores y coach de bateo en Clase A y Clase A Avanzada.

En su primer año como dirigente, tendrá a su cargo una plantilla en su mayoría joven, a excepción de los lanzadores veteranos como Raymar Díaz y Luis Arroyo.

“Me gusta mucho que sea joven porque mi labor dentro del béisbol por los pasados años se ha caracterizado por tomar un papel de maestro. Los jóvenes están más prestos a escuchar consejos y trabajar con una mente más abierta”, aseguró Espada.

El mayor énfasis de sus instrucciones recaerá en la ejecución de las pequeñas cosas del béisbol.

“Lo más importante es ganar, pero como único se puede hacer eso es ejecutando a la perfección los fundamentos del béisbol. Eso es una de las cosas que trabajaré fuertemente con los jugadores”, dijo Espada.

“En nuestra misión estará el llevar un espectáculo de calidad para atraer a la fanaticada de la zona norte que se había quedado sin béisbol en los pasados años”.