Dominicana pasó tremendo susto

Por Raúl Álzaga / ralzaga@primerahora.com 03/09/2013 |05:24 p.m.
Los dominicanos se alzaron con su segunda victoria consecutiva al vencer esta tarde a el equipo de España en el segundo juego. (luis.martinez@gfrmedia.com)  
Con ventaja de 6-1 en el novena episodio, el equipo de la República Dominicana lucía tranquilito rumbo una fácil victoria frente al menospreciado equipo de España.

La República Dominicana consiguió poner un pie dentro de la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol esta tarde al derrotar a España 6-3 en el Estadio Hiram Bithorn, pero no sin antes pasar el Niágara en bicicleta durante la novena entrada

¿Quien lo díría?

Con ventaja de 6-1 en el novena episodio, el equipo de la República Dominicana lucía tranquilito rumbo una fácil victoria frente al menospreciado equipo de España. 

Eso hasta que España reaccionó anotando una carerra para acercarse 6-2 y llenando las bases con el peligroso jonronero cubano Bárbaro Cañizares al plato para buscar el empate.

Ahí el dirigente dominicano Tony Peña optó por traer al relevista grandesliga Fernando Rodney a tratar de salvar la velada. 

Rodney salió frío y se vio forrzado a otorgarle boleto gratos a Cañizares, lo que le regaló otra carrera a España para acercar el margen a 6-3 con bases llenas y dos outs. Es le puso los pelos de punta a medio mundo en el estadio pues sii los ibéricos conseguían ahora un jonrón, dejarían a los dominicanos sobre el terreno de juego y lograrían una monumental sorpresa en el clásico

Pero Rodney no decepcionó y salió al rescate de Dominicana frente al sigiuiente bateador, consiguiendo el ponche de la victoria ante Rafael Álvarez luego de cuenta máxima de 3-2 para así poner a vibrar las gradas de los fieles dominicanos en asistencia.

“Entré frío al juego y no me podia arriesgar con Cañizares, que es el jonronero de ellos. Así que prefrí darle la base por bola y arriesgarme con el próximo bateador”, indicó Rodney.

De hecho, Cañizares tenía luz verde para hacer swing pero con cuenta de 3-0 optó por la base por bola.

“Teníamos que dar un jonrón y ese era Bárbaro Cañizares, pero eso no pasó. Tenía luz verde”, sostuvo el dirigente de España,  Mauro Mazzotti. 

“Ya no tenemos chance de pasar turno, pero si de ganar un juegpo y ese es el objetivo de mañana (ante Venezuela). No perdemos ilusión de eso. Vamos a abrir con Richard Castillo, que conoce a los venezolanos porque é es venezolano. Todos los lanzadores están disponibles excepto los abridores del sábado”.

Por su parte, Peña dijo que la victoria cerrada le sirve de lección a la novena dominicana de que no se puede menospreciar a ningún equipo en este clásico.

“No hay enemigo fácil. Ahi se vió cómo es el juego de besibol. Al final se sintió un poco de tensión. Pero tenemos un gran cerrador”, dijo Peña.

“Ese es un euqipo de España que nadie conoce nada. No tenemos idea de esos muchachos. Estaban tirando strikes y nos sacaron de paso. Además, no conocía la mayroia de los bateadores. Lo más que podemos hacer en esos casos es entrar a Google a través de la computadora y ver que tienen esos lanzdores. Si jugamos con jugadores que están dentro de Grandes Ligas tenemos cierta idea. Lo que no conocemos, son lo que tenemos que buscar lineas (de información) a los muchachos.

Listos para PUERTO RICO 

Sobre el partido del domingo frente a Puerto Rico, Peña fue escueto, limitándose a decir que estarán pendientes al resultado del juego del sábado en la noche entre Puerto Rico y Venezuela.

“Todo depende de lo que pase esta noche. Estamos en buena posicion. No estamos dentro de la segudna rond atodavía, así que vamos a estra atento de lo que pase en el juego. Los muchachos están bien. Están algo agotados, pero hay que darlo todo”.

Para el juego contra Puerto Rico, Dominicana tendrá en la Lomita al zurdo de los Astros de Houston, Wandy Rodríguez. Los boricuas ripostarán con el derecho Orlando Román.

“Vinimos a jugar tres juegos. Y vamos a dar el 100 por ciento en cada partido. Vendremos con la misma intensidad (contra Puerto Rico)”, agregó el toletero de los Vigilantes de Texas, Nelson Cruz.