El pique estuvo en las gradas

01/26/2013 |
El sentimiento de lucha deportiva se palpó ayer en cada resquicio del estadio Isidoro “Cholo” García de Mayagüez durante el partido final entre los Criollos y los Indios. (carlos.giusti@gfrmedia.com)  
El sentimiento de lucha deportiva se palpó ayer en cada resquicio del estadio Isidoro “Cholo” García de Mayagüez durante el partido final entre los Criollos y los Indios.

Mayagüez. Sí, damas y caballeros, en las gradas hay una rivalidad deportiva entre los fanáticos de los Indios de Mayagüez y los Criollos de Caguas.

Y ese sentimiento de lucha deportiva se palpó ayer en cada resquicio del estadio Isidoro “Cholo” García de la Sultana del Oeste. Claro, los Indios buscaban empatar la serie final y los Criollos trataban de conseguir su decimosexto campeonato en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

Los portones abrieron a las 5:00 p.m. y las personas, a paso lento, comenzaron a llegar. Poco a poco fueron poblando las gradas. En la boletería la fila fluía con normalidad. A las 6:30 p.m. ya se habían vendido 6,131 boletos.

A medida que se acercaba la hora de inicio, la fila crecía hasta llegar a las escaleras frente al área destinada para la venta de boletos.

Las gradas estaban encendías a la derecha con camisas rojas una gran cantidad de los fanáticos de Caguas. En el resto del estadio, la fiel fanaticada de la tribu hacía el típico movimiento con su mano en forma de hacha cuando un bateador de los Indios bateaba con corredores en posición de anotar.

“Claro que existe una rivalidad entre ambos equipos, pero es una rivalidad de las buenas, sin violencia. Esta rivalidad es de siempre y en las temporadas recientes se han jugado dos finales seguidas”, manifestó Ángel Luis Alayón, residente de la calle Emeterio Betances en el casco urbano de Mayagüez.

Su hijo Luis asintió con la cabeza las palabras de su padre y aseguró que los juegos más concurridos en esta temporada fueron los disputados contra la novena cagüeña.

“La rivalidad no es entre los peloteros, es entre los fanáticos. Existe ese pique entre nosotros. Siempre que viene Caguas a jugar hay buen asistencia en el parque”, aseguró Alayón hijo.

De Caguas llegaron siete guaguas repletas de fanáticos que prometían que anoche se acabaría la serie y Caguas obtendría su decimosexto campeonato en la liga invernal.

“Me informaron que las guaguas venían llenas y que mucha gente se quedó fuera. No pudieron hacer el viaje”, informó Raúl Solá mientras observaba el terreno desde su asiento sección 208 de entrada general.

Para Solá, residente del sector Sabarona de Caguas, la rivalidad entre ambas novenas tiene sus orígenes en la década de los 70.

“Esta rivalidad es desde el 1978. Recuerdo como ayer esa final. Los Indios clasificaron en el cuarto lugar a la postemporada y se limpiaron a todo el mundo, incluido a nosotros”, recordó Solá antes de asegurar que sigue a los Criollos desde su niñez.

Por su parte, Ignacio Solá Zayas sostuvo que parte de esa rivalidad se debe a que ambas novenas son los equipos con mayor cantidad de cetros en la liga invernal.

“Ellos (los Indios) y nosotros (los Criollos) tenemos ese sentimiento de revancha por las finales en los últimos años y la cantidad de campeonatos que cada equipo tiene. Ellos tienen 17 y nosotros 15. Se nos fueron en escapada el año pasado, pero ya este año nos acercamos una vez más”, sentenció Solá Zayas.