El campocorto mayagüezano es el líder de bateo de la liga invernal en su año de novato.
Emmanuel Rivera. (Foto/David Villafañe)  

Caguas. El novato Emmanuel Rivera está devolviendo con creces la confianza que depositó en él el dirigente de los Indios de Mayagüez, José “Tony” Valentín, durante esta temporada  invernal.  

Sin contar la jornada de ayer, Rivera era el líder de bateo del torneo con un promedio de .400 en sus primeros 13 juegos en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

“No me esperaba esto”, dijo Rivera, quien firmó como profesional luego que los Reales de Kansas City lo escogieran en la  decimonovena ronda del Sorteo de Novatos del Año pasado.

“Lo que esperaba era estar en un rol de suplente en el equipo. Pero, ya que el dirigente me ha dado la oportunidad, me ha ido súperbien”, prosiguió Rivera después de la práctica de los Indios antes del partido de ayer ante los Criollos de Caguas.

El mayagüezano, de 20 años, ha estado trabajando intensamente en el bateo en sus primeras dos temporadas  como profesional en la Liga de Novatos y, ahora con los Indios, se están viendo los resultados.

“Siempre he trabajado en mi bateo y en las prácticas  siempre he trabajado fuerte. En los juegos siempre me he mantenido enfocado en mantener el contacto con la bola. Eso es lo que me ha llevado a este resultado de batear para .400”, explicó Rivera.

Valentín aseguró que sabía que Rivera era capaz de asumir cualquier rol que se le asignara. Sin embargo, le tomó por sorpresa lo sólido que ha estado luciendo con el madero.

“Lo que está haciendo en su primer año de experiencia en la liga, me sorprende. Para ponerlo en una alineación tengo que estar seguro de darle la confianza y dejar que  el hombre haga el trabajo porque no tan solo va a ser de beneficio a mí y el equipo sino que también buscamos ayudarlo a él a coger madurez y más confianza. El trabajo que él  ha hecho responde a la confianza que se le ha dado”, aseguró Valentín.

Seguir brindándole confianza a Rivera implica que los consejos siempre estarán a la orden del día.

“Uno siempre va a estar a su lado hasta que sienta que tiene la experiencia y la madurez para desempeñarse solo”, sostuvo Valentín.

Además, como todo dirigente cauteloso, Valentín no ha dejado de hablarle claro a Rivera. En el  momento que no produzca, irá al banco.

“Hasta ahora  se ha visto un muchacho que la madurez y el deseo lo ha demostrado. Él  sabe que en un momento que no produzca se va a buscar una manera (de que la producción se dé en el equipo). Él está consciente  de eso. Pero, él  como que dice: ‘yo no quiero salir de ahí’ y está haciendo todo lo que está a su alcance para quedarse”,  manifestó Valentín.  

Y cómo no hacer todo lo posible para ser el campocorto regular del equipo cuando se está cumpliendo un sueño.  

“Esto para mí es un orgullo. El representar y jugar con el equipo mi pueblo. Desde pequeño siempre quise jugar para los Indios porque yo primero fui fanático del equipo. Voy a hacer todo lo posible por ayudar al equipo a ganar ese campeonato”, sentenció Rivera, quien reside en el residencial público Franklin D. Roosevelt, que queda al lado del estadio Isidoro “Cholo” García.

Regresa a la portada