Gesta con toque criollo

09/16/2008 |
El cachorro Geovany Soto, arriba a la izquierda, es el quinto puertorriqueño en trabajar detrás del plato un no-hitter.  (AP / Morry Gash)  

geovany soto sigue haciendo historia en su año de novato en las Grandes Ligas.

El receptor de los Cachorros de Chicago se convirtió el domingo por la noche en el quinto puertorriqueño en formar batería con un lanzador que tira un juego sin hits ni carreras cuando el venezolano Carlos Zambrano logró la hazaña en la victoria por 5-0 sobre los Astros de Houston en el Miller Park en Milwaukee.

Fue el primer no-hitter propinado por los Cachorros desde que Milt Pappas lo logró frente a los Padres de San Diego en 1972.

“Esto es grandioso”, indicó Soto en una entrevista en MLB.com luego de la joya monticular de Zambrano, quien estaba lanzando por primera vez desde el 2 de septiembre.

“Él (Zambrano) demostró ser el as. Lo necesitábamos y él respondió”, agregó el boricua que también aportó a la causa con su bate al pegar un doblete productor de una anotación en la tercera entrada.

Soto, quien está gozando de una excelente campaña (.288, 22 HR, 83 RBI's) en su año de novato y fue nombrado receptor titular para el Juego de Estrellas además de ser el favorito para obtener el galardón de Novato del Año en la Liga Nacional, ahora tiene otro logro para añadir a su resumé en su corta carrera.

El receptor se unió a Eliseo Rodríguez, Iván Rodríguez, Jorge Posada y Javy López como los únicos boricuas en catchear un no-hitter.

Eliseo Rodríguez fue el primero en hacerlo el 1 de junio de 1975 al recibir los lanzamientos del legendario Nolan Ryan -el cuarto de los siete que consiguió en su carrera- cuando los entonces Angelinos de California vencieron, 1-0, a los Orioles de Baltimore.

El segundo boricua en recibir un juegos sin hits ni carreras lo fue López, quien hizo en su campaña de novato con el zurdo Kent Mercker, el 8 de abril de 1994, cuando los Bravos de Atlanta derrotaron por 6-0 a los Dodgers en Los Angeles.

Luego, el 29 de abril de 1994, Iván Rodríguez recibió el primero de dos no-hitters cuando el zurdo Kenny Rogers lanzó un juego perfecto para los Vigilantes de Texas, que vencieron por 4-0 a los Angelinos.

El año pasado, Rodríguez fue partícipe en su segundo no-hitter con los Tigres de Detroit cuando el derecho Justin Verlander dominó por 4-0 a los Cerveceros de Milwaukee.

Mientras tanto, el 17 de mayo del 1998, Jorge Posada estuvo detrás del plato en el Yankee Stadium cuando el zurdo David Wells lanzó un juego perfecto en la victoria por 4-0 de los Yanquis de Nueva York sobre los Mellizos de Minnesota.