Gigantes derrotaron, 8-3, a los Tigres de Detroit

10/25/2012 |
Los Gigantes derrotaron anoche, 8-3, a los Tigres de Detroit en el partido inaugural de la Serie Mundial. (AP / David J. Phillip)  
El guardabosque boricua Ángel Pagán se fue de 4-2 con dos carreras anotadas durante el partido.

San Francisco. Pablo Sandoval se convirtió en el cuarto jugador en la historia en conectar tres jonrones en un juego de la Serie Mundial y los Gigantes de San Francisco vencieron noache, 8-3, a los Tigres de Detroit.

El tercera base de los Gigantes la desapareció dos veces anoche contra el as de los Tigres Justin Verlander y luego ante el relevista Al Alburquerque en el primer juego del Clásico de Otoño.

Los tres jonrones del venezolano fueron en turnos consecutivos. Los que conectó ante Verlander fueron en el primer y tercer innings, mientras el que le dio a Alburquerque fue en el quinto episodio.

Sandoval se sumó a un grupo selecto de bateadores que han conseguido la hazaña. Se trata de Babe Ruth, Reggie Jackson y Albert Pujols.

Ruth lo hizo dos veces en 1926 y después en 1928. Jackson lo logró en 1977 y el dominicano Pujols recién el año pasado con San Luis.

Hace dos años y tras una floja temporada regular, Sandoval fue dejado en la banca en cuatro de los cinco juegos de la Serie Mundial que los Gigantes les ganaron a los Vigilantes de Texas.

Sandoval es uno de los nueve venezolanos repartidos en los dos equipos que disputan esta Serie Mundial, una cifra que representa un récord para el país.

En julio, el “Kung Fun Panda” –el cariñoso apodo que recibió por su físico subido de peso– conectó el primer triple con bases llenas en la historia del Juego de Estrellas. ¿La víctima? Verlander, ni más ni menos que el vigente Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Su primer jonrón fue ante una recta alta de 95 millas por hora en cuenta 0-2, por encima del muro del jardín central, y con las bases limpias. El segundo fue a otra recta de 95, pero en 2-0, para desaparecerla por el jardín izquierdo y empujó dos carreras para abrir una ventaja 4-0.

Esta derrota hizo recordar el mal inicio de los Tigres en la Serie Mundial de 2006, en la que tuvieron seis días de descanso ante un equipo de San Luis que también venía de ganar un séptimo juego. San Luis se consagró campeón tras cinco partido.

Después de barrer a los Yanquis en la serie de campeonato de la Americana, Detroit arrancó trastabillando tras cinco días de pausa. San Francisco, en cambio, apenas disfrutó un día de respiro, ya que no fue hasta el lunes que pudieron superar a los Cardenales en un séptimo juego.

Verlander no las tuvo consigo en su salida y eso se apreció en el cuarto, en el que Zito —con promedio de .099 de por vida— le conectó un sencillo productor con dos outs para poner un 6-0 en la pizarra.

Los fanáticos rugieron cuando se anunció que Verlander salía del juego, reemplazado por un bateador emergente. Verlander, quien como novato en la serie de 2006 sufrió dos derrotas, había estado enorme en este octubre con foja de 3-0 y 0.74 de efectividad.