Ibáñez hace historia y Yanquis derrotan a Orioles

10/11/2012 | 08:30 a.m.
Cuando los entrenamientos de primavera comenzaron en febrero, Ibáñez aún buscaba equipo.(EFE/Justin Lane)  
Ibáñez bateó por Alex Rodríguez y terminó convirtiéndose en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas que dispara dos jonrones en un juego de postemporada en el que salió de la banca.

Nueva York.- Cuando le dijeron que iba a batear en el segundo turno del noveno inning, Raúl Ibáñez se volteó hacia su compañero Eduardo Núñez.

"Pregunté a quién le tocaba batear, y era Alex, así que entendí que algo estaba pasando", dijo Ibáñez. "No sabía qué estaba ocurriendo, así que traté de ignorarlo y aprovechar un buen pitcheo para conectar".

Resultó ser una de las noches más memorables de su vida.

Ibáñez bateó por Alex Rodríguez y terminó convirtiéndose en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas que dispara dos jonrones en un juego de postemporada en el que salió de la banca.

Su jonrón en el noveno empató el partido en la novena y el otro en la 12da sentenció el triunfo 3-2 de los Yanquis de Nueva York sobre los Orioles de Baltimore en un electrizante noche del miércoles. Nueva York se puso arriba 2-1 en la serie al mejor de cinco juegos.

Vaya mes para Ibáñez, un veterano de 40 años y ya calvo. La semana pasada debió despedirse temprano del festejo por ganar el título de la división debido a que su esposa dio a luz a su hijo Luca.

"Soy alguien muy bendecido", dijo Ibáñez. "Tengo un bebé sano y mi esposa está sana, mis hijos están sanos", dijo Ibáñez. "Y luego recibir la oportunidad de poder jugar con este gran equipo, una gran franquicia y estar en esa situación y que te salga las cosas de esa forma es una gran bendición".

Cuando los entrenamientos de primavera comenzaron en febrero, Ibáñez aún buscaba equipo. Firmó por 1.1 millones de dólares y acabó embolsándose 2,05 millones adicionales tras acumular 425 turnos al bate. Bateó para .240 con 19 jonrones y 62 remolcadas.

Esos números no reflejan la magnitud de su aporte.

Al incluir los playoffs, Ibáñez lleva cuatro jonrones que le dieron un empate a los Yanquis y ocho que pusieron en ventaja a Nueva York. También sacudió dos jonrones tras entrar como emergente el 22 de septiembre en la victoria 10-9, tras 14 innings, sobre Oakland.

Este juego pasará sin duda a la lista de grandes clásicos de los Yanquis.

"Tuve un presentimiento", dijo el mánager Joe Girardi.

También el miércoles, Oakland y San Francisco lograron emparejar sus respectivas series, en las que comenzaron con derrotas en los primeros dos partidos.

San Luis blanqueó Washington, con lo que los últimos campeones de la Serie Mundial están a un paso de avanzar a la serie por el título de la Liga Nacional.

Los Atléticos derrotaron 4-3 a los Tigres en su remontada más memorable a la fecha y obligaron el quinto partido de la serie divisional de la Liga Americana entre ambos equipos.

Seth Smith conectó un doble que empató el partido al cerrador dominicano José Valverde en la novena entrada y Coco Crisp coronó el regresó más dramático que ha logrado Oakland en la actualidad con un sencillo productor cuando iban dos outs.

Los Atléticos superaron por segunda ocasión una desventaja de dos carreras en la novena entrada para ganar un encuentro de postemporada, el anterior en el Quinto Partido de la Serie Mundial de 1929.

Los Gigantes ganaron de visitantes 8-3 a los Rojos y empataron 2-2 la serie de primera ronda de la Liga Nacional.

El relevo de Tim Lincecum fue importante para los Gigantes, en tanto que el puertorriqueño Angel Pagán abrió el juego con un jonrón, mientras que los venezolanos Gregor Blanco y Pablo Sandoval también consiguieron cuadrangulares.

Los Cardenales Blanquearon a domicilio 8-0 a los Nacionales y se pusieron en ventaja de 2-1 en la serie divisional de la Liga Nacional.

Con su triunfo, los Cardenales estropearon la fiesta en el Nationals Park, repleto con una cifra récord de 45.017 aficionados para presenciar el primer juego de postemporada en la capital estadounidense en 79 años.