Kennys Vargas establece un récord viajando liviano

Por Karla Pacheco Álvarez / [email protected] 09/15/2017 |09:00 a.m.
Pasa revista sobre todo lo que vivió durante sus cuatro descensos a la Triple A y sus cinco ascensos a las Mayores este año.
Kennys Vargas, en la foto con las manos levantadas, apretó su tren de trabajo en liga menor para sacarse del cuerpo la frustración que apareció las cuatro veces que fue enviado a las Ligas Menores por los Mellizos de Minnesota. (AP / Jim Mone)  

El  inicialista Kennys Vargas se movió en Triple A este año con muy poco equipaje ante  la  directa  recomendación de  la  gerencia  de  los Mellizos de Minnesota. 

El plan destinado por la organización para el inicialista puertorriqueño    siempre tuvo un boleto de regreso a las Grandes Ligas. En ese sube y baja,  Vargas estableció  un récord en Puerto Rico.

El canovanense  es el primer puertorriqueño que es subido a las Grandes Ligas en cinco ocasiones diferentes en una misma temporada, según  los registros del historiador Ricardo Olivencia.

“Ellos me dijeron que no me llevara muchas cosas porque iba a volver pronto. Dejaba todo en el locker. Solo viajaba con el guante, el bate y una maleta”, recordó Vargas entre risas.

Estar en el ascensor de niveles    por decisión  de otros puede afectar los controles de cualquier jugador. Vargas le admitió a Primer Hora, por vía telefónica, que  sintió un poco de frustración en el proceso.

“No puedo negar que sentí un poco de frustración. Es difícil ver que eres enviado tantas veces a Triple A   cuando piensas que puedes hacer el trabajo en las Grandes Ligas. Pero, siempre fue un estado momentáneo. Siempre he pensado que debo verle el  lado positivo a lo que me ocurre. Lo que hice fue   enfocarme en lo que la organización entendía que me hacía falta para establecerme”, explicó Vargas.

“Me enfoqué  en trabajar más en mi defensa y en  mi bateo de poder.  Analizaba cada juego y en  el próximo trataba de arreglar  en lo que había  fallado en el anterior. Por ejemplo, si  me pitcheaban afuera, buscaba la forma de conectar ese tipo de lanzamientos”,  prosiguió. 

Todo lo implementado en las Ligas Menores en cada descenso le ha dado resultado.  

Antes de su última designación a Triple  A, Vargas bateaba para promedio de .243 con nueve dobles, ocho cuadrangulares y 30 remolcadas. Después de su último ascenso,  el 21 de agosto,  acumula promedio de .293 con dos dobles, tres cuadrangulares  y 11 remolcadas.

“Trabajé fuerte en  Triple A para  ser más productivo. Quiero aportar   y, como todo pelotero, la meta es establecerme. Sé que sobre mi no tan solo están los ojos de mi organización. También  están pendiente otros equipos. Es cuestión de trabajar duro para el futuro cercano y a largo plazo”, señaló Vargas. 

Dentro del futuro inmediato de Vargas está el ayudar a los Mellizos a  tener un espacio en la postemporada por primera vez desde el 2010.  

Sin contar la jornada de anoche, los Mellizos ocupaban el segundo lugar en la lucha por el comodín de la Liga Americana, con una ventaja de dos partidos sobre los Angelinos de Los Ángeles. 

“Somos una familia. Estamos bien unidos para alcanzar la meta de llegar a los playoffs. Todos estamos temprano  y después de cada partidos nos reunimos para  hablar de lo que se hizo en el juego. Hablamos, nos corregimos y nos enfocamos en el siguiente día”, manifestó Vargas al hablar de la vibra que hay en el camerino de los Mellizos actualmente. 

Regresa a la portada