Las estrellas mueven las masas

Por Esteban Pagán Rivera / epagan@primerahora.com 03/09/2013 |
Entre los miles de fanáticos que estuvieron presentes ayer en el Estadio Hiram Bithorn, resaltaba la presencia de mucha juventud. carlos.giusti@gfrmedia.com  
Los fanáticos boricuas confiesan por qué llenan el estadio para el Clásico Mundial de Béisbol y no acuden a los juegos de la pelota invernal.

Las banderas de Puerto Rico volvieron a adornar las gradas del estadio Hiram Bithorn de San Juan. Cuatro años después de la última edición del Clásico Mundial, la novena boricua volvió a tomar el terreno.

Ver el Bithorn encendido es una rareza en estos días, considerando que los Cangrejeros de Santurce no juegan un partido allí desde el 2009. La inactividad beisbolera del Bithorn es un reflejo de la merma de apoyo que ha tenido el béisbol invernal boricua, que en la pasada temporada jugó con seis equipos por primera vez desde, precisamente, el 2009.

Pero en días de Clásico Mundial, el béisbol vuelve a tomar un segundo aire en la Isla.

“La promoción del béisbol invernal no es la mejor ni la calidad de peloteros. Mi hijo es pelotero y yo vengo (al Clásico) a demostrarle lo que es el béisbol, con peloteros veteranos”, dijo el bayamonés Carlos Benítez, acompañado por su hijo del mismo nombre.

Por otro lado, el fanático Juan Dueria también destacó la necesidad de grandes nombres en el béisbol invernal.

“No tenemos las figuras de Grandes Ligas. Nosotros no tenemos ese auspicio, tú vas a República Dominicana y los jugadores de Grandes Ligas participan en la liga invernal. Aquí nosotros no tenemos eso, no podemos ver a un (Carlos) Beltrán, y pues la gente no viene al parque”, dijo Dueria sentado en las gradas del Bithorn.

Mientras, Antonio Sánchez se cantó fanático de los desaparecidos Senadores de San Juan y recuerda con cariño la época en la que las luminarias de las Mayores participaban en el béisbol invernal.

“A los grandesligas no los quieren dejar venir a jugar y no los podemos ver aquí. Se está cayendo el béisbol, esa es toda la razón”, dijo Sánchez.

No obstante, el positivismo reina en el aficionado boricua cuando se hablan sobre las posibilidades de Puerto Rico en el Grupo C, el cual comparte con España y potencias como República Dominicana y Venezuela.

“Puerto Rico podría sorprender. Estamos flojos en el picheo, pero si los pitchers aguantan, tenemos el poder para estar en la pelea”, dijo Dueria.

Presente la madre patria

Por otro lado, el rojo y amarillo de España se sintió por primera vez en un partido de primera ronda del Clásico Mundial. Los aficionados eran pocos, en su mayoría familiares de jugadores, pero no dejaron de gozarse la experiencia.

“No hay mucha tradición, pero es una forma de ir abriendo (puertas), de dar a conocer en mi país que existe este deporte. Es bien interesante”, dijo José Antonio López, español de Galicia que reside en Venezuela.

La gallega Aleli Manno, familiar del lanzador Chris Manno, espera que este tipo de evento abra alianzas que permitan el desarrollo del béisbol en España.

“Nos gustaría que este equipo fuera como un embajador. Hay que tratar de ayudar para que el béisbol sea un juego más grande en Europa, especialmente en España. Quisiéramos la ayuda de países como el de ustedes”, dijo Manno.

De la novena española, solo uno de los 28 peloteros nació en suelo ibérico. Para Eduardo Morlán, padre del lanzador del mismo nombre, esa inyección latina es necesaria al momento.

“Todavía está el béisbol muy nuevo en España para llegar al Clásico Mundial”, dijo Morlán, nacido en Cuba de padres españoles.