¿Llegó la hora de relegar a Alex Rodríguez?

10/09/2012 | 07:58 p.m.
El tercera base de los Yanquis no batea un jonrón en el mes de octubre desde 2009, cuando su despliegue ofensivo condujo al equipo a la conquista de la Serie Mundial. (AFP)  
Algo no funciona en el swing de Rodríguez en los playoffs.

No hay caso. Algo no funciona en el swing de Alex Rodríguez en los playoffs.

El tercera base de los Yanquis no batea un jonrón en el mes de octubre desde 2009, cuando su despliegue ofensivo condujo al equipo a la conquista de la Serie Mundial.

Verle conectar un extrabases es inusual. Lo habitual es que abanique la brisa, tanto así que lleva cinco ponches en los dos primeros juegos de la serie de postemporada contra Baltimore.

Un pelotero con estadísticas dignas al Salón de la Fama tiene cuestionada su jerarquía, y los pedidos para que sea relegado en el orden al bate son cada más insistentes.

Se trata del mayor dilema para el mánager Joe Girardi de cara a lo que resta de una serie de primera ronda de la Liga Americana, que se reanudará el miércoles en el Yankee Stadium con un empate 1-1.

Girardi se guardó sus cartas sobre un posible cambio en la alineación, específicamente relegarlo del tercer turno y así darle al dominicano Robinson Canó —el artillero más productivo de los Yanquis— más oportunidades en situaciones clave.

"Haremos lo que sea necesario para ganar esta serie de tres juegos ... pero no será en base a una reacción precipitada", dijo Girardi sin mencionar nombres. "Lo bueno de todo es que yo cuento con un grupo muy generoso y ambicioso de ganar. Eso es lo que vamos a hacer".

Girardi podrá meditar con calma la decisión, al considerar que si acaso pudo conciliar sueño tras una accidentada travesía en tren, luego de la derrota 3-2 en Baltimore en el segundo partido el lunes.

Un fallo eléctrico afectó el servicio de trenes entre Baltimore y Nueva York, así que ambos equipos debieron esperar una eternidad, en vez del habitual tramo de algo más de 2 horas, para completar sus traslados. Los Orioles llegaron a la Gran Manzana a media mañana del martes y los Yanquis lo hicieron al filo del amanecer tras abordar un autobús.

Como dirigente, Girardi es muy cuidadoso en cuanto a no herir las susceptibilidades de sus jugadores.

Debe recordar el episodio de 2006, cuando su antecesor Joe Torre puso a Rodríguez como octavo al bate en una serie de primera ronda ante los Tigres de Detroit que los Yanquis terminaron perdiendo en medio de la fricción entre manager y jugador.

"Escribir un nombre o sacar a alguien no es algo sencillo", señaló Girardi. "Hay que pensar en un aspecto emocional. Un mánager tiene que pensar en eso".

Pero Girardi no puede obviar que Rodríguez es ahora mismo la sombra del toletero que con 647 jonrones es el quinto en la lista histórica, el que disparó seis vuelacercas en la postemporada de 2009.

Apenas bateó 18 jonrones con 57 carreras en los 122 juegos que disputó este 2012 con un equipo que lideró las mayores con 804 anotadas.

Rodríguez se perdió todo el mes de agosto tras sufrir la fractura de la mano izquierda por un pelotazo.

Al reaparecer, Rodríguez entró en una pronunciada sequía sin conectar extrabases, un total de 67 turnos.

Canó, en cambio, acumuló nueve juegos de más de un hit y promedio de .615 en el último mes. El mánager de los Orioles Buck Showalter prefiere darle la base intencional al intermedista dominicano en vez de enfrentarlo.

"Me siento bien en el plato", dijo un Rodríguez sonriente tras la derrota el lunes. "Tengo que entrar en ritmo. Lo que tengo que hacer es ejecutar mis turnos. Estoy haciendo bien el swing".

Tendrá una nueva oportunidad para despuntar frente a Miguel González (9-4), el derecho mexicano que ganó sus dos aperturas antes los Yanquis con 17 ponches en 13 innnings y dos tercios.

"No voy a cambiar nada, con el mismo patrón de las dos veces anteriores", dijo González, quien a sus 28 años recién cumple su primera campaña en las mayores.

Hiroki Kuroda (16-11) será el abridor por los Yanquis ante un necio adversario.

Los Yanquis y Orioles están nivelados 10-10 en su duelo particular. No fue hasta el último día que Nueva York pudo superar a Baltimore para obtener el título de la división Este.

Durante la temporada regular, los Orioles ganaron dos de tres en las tres series que se disputaron en el Yankee Stadium.

Rodríguez no es el único bateador de los Yanquis que ha estado adormecido por el pitcheo de los Orioles.

Como fue constante en la campaña regular, Nueva York ha fallado a la hora de aprovechar las oportunidades cuando tienen hombres en posición de anotar.

Sus bateadores se han ido de 8-2 en esa situación tras los dos primeros partidos, con 10 corredores estancados en las bases.

El año pasado, los Yanquis abrieron con victoria su serie de primera ronda ante Detroit, pero al final cayeron en cinco juegos. También ganaron el primer juego de la serie de campeonato de la Liga Americana de 2010, pero sucumbieron en seis duelos. Rodríguez se ponchó para ser el último out en ambas series.

Nueva York no quiere que la historia se repita.

"Hemos jugado muy bien de local y vamos a tener que continuar haciéndolo si queremos seguir avanzando", dijo Girardi. "Así ha sido todo el año con Baltimore, un tira y afloja".