Multitud acude a funeral de Pascual Pérez

11/02/2012 | 06:03 p.m.
El ex lanzador estaba separado de su esposa, Maritza Montero, y tenía cinco hijos. (Archivo)  
El ex lanzador de los Yanquis de Nueva York murió a los 55 años por golpes contusos en la cabeza la madrugada del jueves en su casa de San Gregorio de Nigua.

Santo Domingo, República Dominicana.- Cientos de personas acudieron hoy en un poblado al oeste de Santo Domingo para estar presentes en el funeral del controvertido ex lanzador dominicano de Grandes Ligas Pascual Pérez, asesinado a golpes la víspera en un aparente robo en su residencia.

"Pérez no sólo fue un magnífico lanzador, un hombre con una personalidad exuberante, sino que también fue un gran hermano", dijo Winston Llenas, directivo del equipo local Aguilas Cibaeñas y quien también jugó en las Grandes Ligas en la década de 1970.

En la procesión que trasladó el féretro al panteón de San Gregorio de Nigua, 25 kilómetros al oeste de la capital, participaron dirigentes de diferentes equipos locales de béisbol y cientos de personas de esa comunidad que portaron banderas dominicanas y camisetas de los equipos en los que militó Pérez.

El ex lanzador de los Yanquis de Nueva York murió a los 55 años por golpes contusos en la cabeza la madrugada del jueves en su casa de San Gregorio de Nigua, dijo en su reporte preliminar la forense Bélgica Nivar.

Joel Valdemiro Peña, fiscal encargado de revisar la escena del crimen, explicó el jueves que la hipótesis de las autoridades, con base en la información proporcionada por los familiares de Pérez, es que los agresores "estaban en busca de dinero".

Según Peña, por estos días Pérez recibía cada mes el dinero de su pensión como ex jugador de las Grandes Ligas, así como una ayuda económica de 10,000 pesos (250 dólares) que le había asignado el también ex pelotero de Grandes Ligas Raúl Mondesí, gobernador de la provincia donde se ubica San Gregorio de Nigua, ciudad natal de Pérez.

"Estoy confiando en que (las autoridades) darán con quienes cometieron el hecho", dijo el viernes durante el sepelio Mélido Pérez, hermano de la víctima y alcalde de San Gregorio de Nigua.

Mélido Pérez, también ex lanzador de los Yanquis de Nueva York, detalló que su familia ha proporcionado información a la policía sobre posibles sospechosos, aunque se abstuvo de ofrecer más información.

Diego Pesqueira, vocero de la policía, indicó que hasta el mediodía del viernes, 35 personas habían sido interrogadas como posibles sospechosos. De ese grupo, unas 10 permanecían detenidas para ser investigadas.

Pascual Gross Pérez, como era el nombre verdadero del deportista, llegó a las Grandes Ligas en 1980 con los Piratas de Pittsburgh y jugó con los Bravos de Atlanta, los Expos de Montreal y los Yanquis de Nueva York hasta que en 1992 fue suspendido por consumo de drogas.

Tres años antes, cuando militaba con los Expos en 1989, fue sometido a dos meses de rehabilitación por consumo de cocaína y en 1984 había sido arrestado en República Dominicana por posesión de droga.

En República Dominicana, Pérez jugó con las Aguilas Cibaeñas y con los Tigres del Licey.

El ex lanzador estaba separado de su esposa, Maritza Montero, y tenía cinco hijos.