No hay que bajar cabeza

02/08/2013 |
El dirigente boricua, Pedro López, intentó inyectar ánimo en sus jugadores luego de ser eliminados de la Serie del Caribe. (teresa.canino@gfrmedia.com 2012)  
Los boricuas no se quitaron y por poco dan la gran sorpresa de alcanzar la final

Hermosillo, México. La tristeza era evidente en el equipo de Puerto Rico luego de ser blanqueado el miércoles, 10-0, por los Yaquis de México en su último partido de la Serie del Caribe.

No era para menos. Después de un frío inicio en el que perdieron los primeros tres compromisos, los Criollos ganaron dos al hilo y se colocaron a un triunfo de pasar al partido final por el campeonato de la Serie, algo que no consiguen hace 13 años.

Pero México, de la mano de su abridor, Luis Mendoza, se cruzó en su camino y envió de regreso a casa a la tropa boricua , una vez más, con las manos vacías.

Sin embargo, el dirigente Pedro López aseguró que sus jugadores no tienen por qué bajar la cabeza.

“Me quito la gorra ante mi equipo. Luego de estar 0-3, los muchachos nunca se quitaron. Desde el primer día, antes de llegar aquí siempre dije que este era un equipo con mucho carácter y lo demostraron”, aseguró Pedro López, dirigente de los Criollos.

“Les dije a los muchachos después del juego que no quería que estuvieran con la cabeza baja porque enseñaron mucho carácter. No podemos hablar qué hicimos o qué no hicimos. Mendoza hizo una gran labor y el crédito es de él”, sostuvo López.

En efecto, Mendoza fue amo y señor de la noche, y llevó el juego sin hits hasta la octava entrada y, además, ponchó a nueve criollos.

“Fue difícil, pero de la forma en que estaba pitcheando Mendoza era bien difícil tener chance. Andy (González) me preguntaba qué era lo que le estaba tirando porque no podía hacer los ajustes. Hoy (en horas de la madrugada”, subrayó López.

Puerto Rico finalizó el certamen con récord de 2-4, bueno para la tercera posición.

“Luchamos, batallamos. Lamentablemente, el bateo oportuno no se vio en los primeros tres juegos. Creo que tuvimos la oportunidad de ganar los partidos en que fuimos derrotados, pero no se dio así... chocamos con buenos lanzadores”, concluyó López.