Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

¡Que se grite bien duro el "playball"!

Por Fernando Ribas Reyes 01/04/2018 |11:45 p.m.
La temporada invernal consistirá de 18 juegos por equipo de temporada regular y que se jugarán en total en 15 fechas. (Archivo)  
La Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente pone en marcha hoy, contra viento y marea, su temporada del 2018 con una doble tanda de acción en Mayagüez.

La temporada 2018 de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente inicia hoy y terminará en un santiamén, así que nadie se puede dormir.

La acción arranca con una doble jornada que medirá a las 3:00 p.m. a los Cangrejeros de Santurce ante los Gigantes de Carolina, y a las 7:30 p.m. a los campeones Criollos de Caguas ante los Indios de Mayagüez, ambos en el estadio Isidoro ‘Cholo’ García de la Sultana del Oeste.

Edwards Guzmán, el nuevo gerente general de los  Criollos, ha comparado esta serie regular con un round robin porque tiene más o menos la misma extensión de esa tradicional etapa de la postemporada, y porque el equipo que caiga atrás tendrá pocas posibilidades de aspirar al título.

La temporada que enfrenta a solo cuatro equipos tendrá una duración de solo 15 fechas. Jugarán en ella, además de los Criollos, los Indios de Mayagüez y los Gigantes de Carolina. 

El equipo que termine último al cierre de un total de 18 partidos por novena quedará eliminado. El primero adelanta directo a la final y el segundo y el tercero jugarán un partido de muerte súbita por el pase a la final.

Una cosa positiva es que los equipos arrancan la temporada con sus mejores talentos disponibles desde el primer día de juego. 

Caguas, que busca empatar con Mayagüez en la cima de campeonatos con 18, tiene lleno su cupo de importados y a jugadores claves como David Vidal, Miguel Mejía, Randy Ruiz, 

Rey Navarro, Orlando Román e Iván Maldonado.

El Mayagüez que dirigirá Tony Valentín y que busca despegarse en el liderato de campeonatos ganados saldrá a jugar contando con talentos tales como los de  Hiram Burgos, Danny Ortiz, Kennys Vargas, Jesmuel Valentín, Juan Centeno y Carlos Corporán, entre otros.

Santurce, que busca su tercer campeonato en las últimas cuatro temporadas, tiene su pitcheo listo con Joseph Colón, Fernando Cabrera, Andrés Santiago y  Fernando Cruz, todos bajo la dirección del veteranísimo  Mako Oliveras.

Y Carolina, que entra con el mote del equipo desfavorecido del torneo porque es el que carga la más larga sequía de campeonato al no ganar ni uno en 10 años, llegará al torneo con un núcleo de jugadores veteranos como Anthony García, Mario Santiago, Giovany Soto e Irving Falú, esto bajo la tutela del siempre alegre Carmelo Martínez.

A continuación detalles importantes a saber del torneo:

Televisión WIPR pagó $100,000 por los derechos

La Corporación para la Difusión Pública (WIPR) pagó a la Liga de Béisbol Profesional  Roberto Clemente $100,000 por los derechos de transmitir el torneo 2018, así como la Serie del Caribe, informó ayer el presidente de la televisora, Rafael Batista,  en una conferencia de la Liga para ultimar detalles sobre el torneo 2018 que inicia hoy. “Ese es un acuerdo entre Recreación y Deportes (DRD) y WIPR. Compramos los derechos de todos los juegos, ayudando a la liga con una cifra de $100,000, que es una cifra irrisoria. Es un precio muy atractivo para nosotros. El DRD pagará $50,000 y nosotros pagaremos $50,000”, detalló Batista. WIPR tiene derecho a vender comercialmente las transmisiones, lo que han comenzado a mover con su departamento de ventas. “Es prematuro decir que la podemos vender. Estamos en eso con los auspiciadores entrando en negociaciones, pero, independientemente se venda o no, tenemos el compromiso de transmitir, y los vamos a hacer”. WIPR, que usará narradores y comentarista asignados por la Liga, comenzará a transmitir en directo los partidos a partir del sábado. Hoy, cuando la Liga debuta, WIPR no podrá transmitir en vivo, dijo Batista.

El formato... y sus efectos 

El torneo 2018 se jugará mayormente de día, con tres doble juegos por equipo y en un espacio de 15 días. 

El nuevo gerente general de los Criollos de Caguas, Edwards Guzmán, explicó el efecto que tales características puede tener en la forma de dirigir. 

“Cambia la perspectiva de los jugadores. Vamos a ver que los equipos de más profundidad  –me refiero a los jugadores extras que tengan en el banco– estarán mejor porque entiendo que muchos de esos jugadores no van a poder jugar todos esos juegos, en especial los receptores”. 

Guzmán comentó que en la primera semana los receptores deben estar alternando para evitar lesiones en la parte crucial de la temporada. 

“Esta es una temporada corta, esto es como un round robin. Es tan corta la temporada que citamos temprano a los lanzadores porque, en el caso de nosotros, les vamos a exigir. Normalmente, la temporada de dos meses uno le pide a los peloteros 40 pitcheos en el primer día, pero tratamos de prepararlos para que lleguen a los 60 el primero día si todo les va bien”, agregó.

Será un torneo con pocos refuerzos 

En esta temporada que se jugará con un tope salarial por equipo de $135,000, 10 de un total de 24 espacios que tiene la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente aprobada para peloteros importados estarán vacíos. Así lo informó Carlos Berroa, director del torneo, ayer. Según las reglas de la liga, cada novena tiene espacio para seis importados, divididos en cuatro espacios para lanzadores y el resto para jugadores de posición. Pero actualmente, Caguas es el único equipo que tiene sus seis espacios ocupados, incluyendo la importación del jardinero cubano Rusney Castillo y del exlanzador de las Grandes Ligas, Carlos Contreras. Santurce, por s parte, tiene cuatro importados y Carolina y Mayagüez tienen dos cada uno. Berroa informó que ningún importado puede ser sustituido por otro en esta temporada y agregó que todo pelotero de esa clase que venga a jugar en la postemporada tiene que haber jugado al menos un partido en la temporada regular. Berroa agregó que esa última condición también aplica para jugadores nativos. Los rosters de los equipos tienen espacio para 32 peloteros activos, de los cuales 20 son compulsorios para jugadores nativos.  

Acción gratuita en cinco estadios

Cinco estadios estarán habilitados para recibir el béisbol profesional de la Liga Roberto Clemente que inicia hoy, en especial los estadios Hiram 

Bithorn de la Capital, el Isidoro ‘Cholo’ García de Mayagüez y el Evaristo Roldán de Gurabo, que servirá de casa local de los Criollos de Caguas. 

También se usarán al menos en una ocasión el estadio Luis 

‘Canena’ Márquez de Aguadilla, en donde Mayagüez jugará un partido por un acuerdo que tiene con el equipo de Aguadilla que no estará activo en el torneo, y también se usará el estadio José Ramón Marrero de Aibonito. 

El ‘Cholo’ García será el único en el que se jugarán partidos nocturnos en esta temporada. En todos, la entrada será gratuita para el público, incluyendo las jornadas en las que se jugará en doble tanda.

El hijo de Bonillla le sigue sus pasos 

El exgrandeliga de ascendencia boricua, Bobby Bonilla, jugó aquí para los Indios de Mayagüez y para los Criollos de Caguas antes de ser una estrella –y también después de serlo– en las Grandes Ligas.

Pues ahora su hijo Brandon Bonilla, un lanzador zurdo de 6’4 de estatura, llega a la Isla para jugar en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente con los Cangrejeros de Santurce que dirige Mako Oliveras, quien dirigió a Bobby Bonilla en su última temporada en el País.

“Estoy muy agradecido de la gerencia por permitirme venir aquí a jugar, al lugar en donde mis abuelos crecieron y en donde se criaron, y en donde mi padre vino a jugar”, dijo Brandon Bonilla.

“Me quiero desarrollar y ser más consistente dentro y fuera del terreno”, agregó Brandon, quien recuerda haber venido a Puerto Rico a los 13 años para ver a su padre jugar con los Criollos.

De 24 años y con experiencia en el béisbol universitario de la NCAA, Bonilla lanzó este año en Clase A para la organización de los Orioles de Baltimore. Tiró 18.2 entradas y ponchó a 38. Aunque dio 15 bases por bolas, tuvo una aceptable efectividad de 1.93. 

“Puedo alcanzar las noventa (millas por hora) altas dependiendo del día. Soy un pitcher de fuerza. Ataco a los bateadores con la recta y le quito a los pitcheo para hacer más efectiva la recta. Pero lo más importante es tirar strikes”, dijo al describirse.

Oliveras dijo que planifica utilizar a Bonilla tanto desde el bullpen o como abridor, sobretodo en esa última función durante los doble juegos o reasignaciones que tenga el equipo. 

“No lo traje porque es el hijo de Bonilla. Lo traje porque nos puede ayudar”, aseguró el dirigente del único pelotero que dijo presente ayer a la conferencia de prensa en la que la Liga lanzó su torneo 2018.

Regresa a la portada