Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Reciben como héreo a Edwin Díaz en Naguabo

Por Carlos Rosa Rosa 10/15/2016 |00:00 a.m.
Edwin Díaz fue todo sonrisas durante el recibimiento. (Foto/ José Cruz Candelaria)  
El relevista de los Marineros de Seattle regresó a su barrio luego de una destacada temporada en las Mayores.

NAGUABO. La comunidad del barrio Daguao cerró anoche varias calles aledañas al parque de béisbol Ismael García Clara para darle una cálida bienvenida al nuevo héroe del sector, el relevista de los Marineros de Seattle, Edwin ‘Sugar’ Díaz.

Niños, jóvenes y adultos llegaron a la entrada del parque con camisetas con fotos del novato de las Grandes Ligas para participar de un homenaje y darle las gracias por poner en alto el nombre de Naguabo en el mejor béisbol del mundo.

Era evidente el orgullo que los miembros de esta comunidad sienten hacia su nueva estrella. Y no era para menos. Muchos de ellos lo vieron correr por el parque desde los cuatro años hasta ahora verlo convertirse en uno de los taponeros más dominantes en las Mayores. Es un ejemplo a seguir, según ellos.

“No hay palabras para describir lo que uno siente por Sugar en estos momentos. Siempre ha sido un muchacho disciplinado y bueno, y sabíamos que podía llegar lejos. Aquí, nos reuníamos en un negocio para verlo pitchear con Seattle. Y pensar que aquí siempre jugó como jardinero. Desde chiquito tiraba de strike desde el jardín central. Tenía un machete. No fue hasta los 15 años que se convirtió en lanzador. Para todos nosotros es un gran orgullo”, dijo Héctor ‘Pichú’ Robles, uno de los dirigentes de Díaz en las pequeñas ligas de este pueblo.


Díaz saltó a las Grandes Ligas a principios de junio y llegó para quedarse. Primeramente fue utilizado como relevista intermedio y dominó desde el principio. Y a dos meses de su debut, el dirigente Scott Servais lo movió a cerrar los juegos. Y el boricua aceptó la encomienda y respondió nuevamente.

Terminó la temporada con 18 salvados desde el 1ro de agosto, al tiempo que registró 88 ponches en 51.2 entradas con marca de 0-4. Con una recta de 100 millas y un efectivo slider, Díaz brilló en las Mayores. Incluso, es uno de los candidatos al premio de Novato del Año en la Liga Americana.

Y todo comenzó en el humilde parque García Clara, a unos metros de su residencia.

“Me siento orgulloso de llegar aquí y ver a toda esta gente recibiéndome. Aquí comencé a jugar desde los cuatro años y la gente del barrio siempre me apoyó. Recuerdo que mi mamá hacía diversas actividades para costearme los viajes a Estados Unidos con venta de comida y carnavales de béisbol, y la gente de aquí siempre nos ayudó. Y estoy muy agradecido de todo ese apoyo que nos dieron desde que yo era joven”, manifestó Díaz a su llegada a la actividad.

Díaz fue reclamado en la tercera ronda del sorteo de novatos de 2012 por los Marineros. Inicialmente fue firmado como abridor. Y en esta temporada en las Menores lo convirtieron en relevista y Díaz explotó con un total dominio, recibiendo la llamada para el equipo grande. Y llegó para escribir una historia en el béisbol puertorriqueño.

SUB - Llegó Mambo de León

Hasta el barrio Daguao llegó anoche uno de los exlanzadores más reconocidos de la Isla, quien siguió muy de cerca el desempeño del joven naguabeño durante la temporada por una razón en particular.

Desde el barrio San Antón de Ponce, Luis ‘Mambo’  De León arribó al homenaje para conocer en persona a la figura que le quebró la marca de salvados para un novato puertorriqueño en una campaña. Con los Cardenales de San Luis en el 1982, De León recopiló 15 salvados.

“Vengo a conocer al caballete”, dijo De León antes de la llegada de Díaz. “Quiero conocer a la persona que rompió mi récord, que fue algo bueno. Los récords están para romperse. Pienso que este muchacho va a ser más cabellete. Tira duro y lo más importante tira strikes”, agregó.

De León no perdió tiempo para compartir con Díaz a su arribo al evento. Y Díaz le agradeció su presencia. “Es un orgullo conocer al cabellete”, dijo el lanzador de los Marineros, de 22 años. “Era el que tenía la marca y me tocó a mí romperla. Estoy agradecido que haya llegado aquí. Es algo grande para mí”, continuó Díaz antes de recibir un consejo del ‘Millonario de San Antón’. “Sigue igualito; no cambies. Y verás que esta gente siempre te va a querer y apoyar”, le dijo el exserpentinero de los Indios de Mayagüez en el béisbol invernal.

SUB – Satisfecho con su año

Díaz, en tanto, se expresó complacido con su temporada de novato a pesar de que los Marineros se quedaron cortos para avanzar a la postemporada. “Desde que subí hice el trabajo. Primero lanzaba en la séptima y octava entrada, y luego fui el cerrador del equipo. Y logré una de las cosas que quería; ser el líder de salvados desde el 1ro de agosto hasta el final de la temporada con 18. Lo único fue que no logramos clasificar a los playoffs. Nos quedamos cortos al final”, dijo Díaz.

Regresa a la portada