William Collazo no descarta ser coach

11/12/2012 |
Antes de someterse a la operación de Tommy John, William Collazo llevaba diez años seguidos de intenso trabajo entre la liga invernal boricua y los Estados Unidos.  (Archivo)  
Está de regreso en la lomita luego de una operación, pero no espera seguir activo por mucho tiempo

Desde hace ocho temporadas es uno de los querendones de la fanaticada de Carolina y, tras un año de ausencia, está de vuelta en uniforme de los Gigantes.

El veterano lanzador William Collazo regresó a la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente luego de someterse a una cirugía de Tommy John en el codo izquierdo que lo dejó fuera de acción el año pasado.

Sin embargo, a pesar de que todavía tiene interés de seguir activo en la lomita, su carrera podría tomar un nuevo rumbo, próximamente, como coach.

La lesión pudo haber sido parte del exceso de trabajo que tuvo por los pasados 10 años. Collazo nunca paró de jugar. Vivió una década entera en el que, luego de jugar en Estados Unidos, de inmediato se reportaba a jugar en el invierno en Puerto Rico o Venezuela.

“Llevaba 10 años en los que trabajaba todo el año. Las molestias y el dolor era algo que cargaba conmigo desde hace mucho tiempo. Por eso es que tenía que tomar la decisión”, sostuvo el lanzador, quien hizo su debut en las Mayores con los Mets de Nueva York en el 2007.

Tomar la decisión no fue para nada fácil. A los 33 de edad, la operación podría significar el final de su carrera.

“Fue una decisión difícil porque, por mi edad, no sabía qué sucedería luego. Dije: ‘Vamos a operarnos y ver cómo viene el brazo’. Además, al final era imposible poder lanzar con el dolor que estaba sintiendo”, dijo.

Collazo tuvo este año efectividad de 3.00 en cuatro partidos en las filiales de Clase A y la Liga de Novatos de los Azulejos de Toronto. Regresa a Puerto Rico con la intención de demostrar que todavía puede lanzar a un alto nivel, pero es consciente de que su futuro podría cambiar pronto.

“En la Instruccional, me hablaron de la posibilidad de ser coach. Pero, por ahora, me enfoco en pitchear fuerte y continuar mi rehabilitación”, manifestó Collazo, quien en su primera salida de la campaña cargó con la derrota al permitir dos carreras, concedió una base por bolas y toleró tres hits en 1.2 entradas trabajadas en relevo.

“Quizás para el próximo año esté coacheando. Pensar en dejar de lanzar no es algo fácil, pero a estas alturas uno mira más allá y piensa en la familia, la esposa y los hijos. El trago amargo ya pasó, ya ahora es pensar en otras cosas”, concluyó Collazo antes de asegurar que, a pesar de dejar de lanzar en Estados Unidos, desea seguir jugando en la liga invernal.