Brooklyn sigue asombrado por la muerte de Macho Camacho

11/27/2012 |
 (Primera Hora)  
El ex entrenador de Héctor Camacho en Gleason’s Gym, Héctor Roca, aún no cree las incidencias del asesinato del ex púgil.

Nueva York. Las rutinas dentro del Gleason’s Gym en Brooklyn no habían cambiado. Dentro del vetusto gimnasio, los jóvenes púgiles con aspiraciones en el boxeo rentado saltaban cuica, castigaban los sacos o ensayaban sus estilos, quizás, sin conocer la extensa lista de campeones mundiales que surgieron del lugar.

Sin embargo, el veterano entrenador Héctor Roca conoce muy bien la historia del Gleason’s Gym, pues durante los pasados 25 años figuras como Muhammad Ali y George Foreman entrenaron en preparación para importantes peleas. Otro que también visitó el espacio con frecuencia lo fue el boricua Héctor “Macho” Camacho, quien falleció la madrugada del sábado luego de sufrir un paro cardiaco.

“Héctor vino bastante a este gimnasio. Cuando entraba, era muy tranquilo, hacía lo que tenía que hacer, porque la verdad es que en el gimnasio no hacía mucho. Lo que le gustaba era correr bastante, por eso es que tenía esa energía que demostraba en el ring. Podía bailar todos los asaltos de una pelea. Su condición era muy buena”, compartió Roca, quien ha trabajado con 19 campeones mundiales y, además, entrenó a la actriz Hillary Swank cuando se preparó para su rol en la cinta Million Dollar Baby.

Roca recordó que Camacho comenzó a visitar el conocido Gleason’s Gym desde que estaba ubicado en Manhattan y luego fue establecido en Brooklyn.


“Hace más de 30 años que Camacho venía al gimnasio. La última vez fue cuando iba a participar en el programa Mira quién baila. Vino para moverse un poco debido a que quería estar en forma para ir a Miami”, sostuvo.

La noticia de su repentino fallecimiento tomó por sorpresa a la comunidad cercana al gimnasio.

“Fue algo increíble. A Camacho uno lo podría poner como que iba a fallecer por otras razones, no asesinado, porque él fue muy amistoso. Jamás fue el tipo de persona de pelear en la calle, nunca fue problemático, le gustaba llamar la atención y era bien sociable. Fue una sorpresa la manera como murió y no se podía creer que Camacho haya caído así”, señaló.

Roca destacó que todavía los vecinos comentan sobre el incidente que cegó la vida del tres veces campeón mundial.

“La gente todavía no puede creer que haya muerto por lo tan querido que era. Todos lo querían y no se conocían de enemigos. Camacho, en el boxeo, fue un modelo. Como persona era bien social, bien alegre y una persona admirable”, indicó.

El prospecto Dean Burrell tuvo la oportunidad de conversar unos breves minutos con Camacho durante una de sus esporádicas visitas al Gleason’s Gym.

“Lo conocí y me ofreció consejos. Me dijo que me mantuviera enfocado en mi carrera, que entrene duro, y me pude percatar que tenía un gran corazón. Sabía de Camacho desde mucho antes de conocerlo por sus peleas contra Roberto Durán, Sugar Ray Leonard y sabía que era un gran boxeador. He visto muchas de sus peleas y, para un boxeador como yo, es el modelo perfecto. Tenía mucha carisma y entretenía tanto dentro como fuera del ring. Es una gran pérdida para el boxeo”, dijo Burrell.