Cae por decisión Luis “el Artesano” Cruz en Las Vegas

09/13/2012 | 11:35 p.m.
Cruz no utilizó el jab de izquierda para frenar a Felix Jr. y, en su lugar, esperaba que fuera el mexicano quien iniciara la ofensiva para responder. (luis.alcaladelolmo@gfrmedia.com)  
Luis “el Artesano” Cruz pidió a gritos una prueba que lo colocara nuevamente entre los mejores de la división peso ligero.

Las Vegas, Nevada.  Luis “el Artesano” Cruz pidió a gritos una prueba que lo colocara nuevamente entre los mejores de la división peso ligero. Sin embargo, no pasó la que tuvo de frente, en la figura del mexicano José  Félix Jr..

Luego de 10 asaltos, el puertorriqueño sufrió anoche la segunda derrota de su carrera profesional al caer por decisión unánime con tarjetas de 96-94, 97-92, 96-94 en la pelea semi estelar en un cartel que Top Rank presentó anoche en el Hard Rock Hotel de esta ciudad.

En el primer asalto, Cruz pasó un susto cuando recibió un gancho de izquierda por parte de Felix Jr. que lo hizo retroceder. Desde ese momento, el mexicano fue quien dictó la pauta del combate. 

Cruz no utilizó  el jab de izquierda para frenar a Felix Jr. y, en su lugar, esperaba que fuera el mexicano quien iniciara la ofensiva para responder.

En el cuarto episodio, parecía que Cruz inclinaría la balanza a su favor cuando derribó a Félix Jr. con un corto jab al mentón.

No obstante, el azteca logró recuperarse y terminar el asalto.

A Cruz se le hizo imposible arrinconar a su rival lo suficiente como para hacer el daño necesario  y cambiar el rumbo del combate.

El mexicano siempre fue el primero en iniciar la ofensiva. Mientras caminaba en círculos, Cruz lo perseguía pero no soltaba las manos.

Para el octavo asalto, Cruz atrapó a Félix Jr.  contra una esquina neutral, pero una vez más el natural de Los Mochis se quitó al boricua de encima con un gancho de izquierda que aterrizó en su rostro.

Ambos peleadores lucían visiblemente agotados, en el episodio final. De hecho, dos de los tres jueces le dieron ese asalto a Cruz, pero no fue lo suficiente para evitar el doloroso revés.