Danny “Swift” García vs. Zab Judah: habrá guerra esta noche en Brooklyn

Por Carlos González / cgonzalez@primerahora.com 04/27/2013 |
Danny García fue el centro de atracción durante el pesaje de ayer que se realizó en el Barklays Center en Brooklyn, Nueva York. (Suministrada / Tom Casino / Showtime)  
Después de tantas habladurías, los púgiles estarán cara a cara dentro de un “ring” en el Barcklays Center en Brooklyn, Nueva York.

Danny “Swift” García y Zab Judah esperaron poco más de cuatro meses para encontrarse dentro de un ring y finalmente dilucidar sus diferencias.

El Barklays Center en Brooklyn, Nueva York, quedará pequeño cuando los púgiles estén cara a cara para intercambiar golpes y, a su vez, la supremacía de las 140 libras.

Los encuentros oficiales de García y Judah han estado cargados de tensión, especialmente por los intercambios verbales entre el estadounidense y Ángel García, padre del boxeador de sangre puertorriqueña.

Todo comenzó el pasado diciembre, cuando fue necesario separar a García padre y a Judah momentos después de insultarse mutuamente en medio de la primera conferencia de prensa en Nueva York para anunciar el duelo, que originalmente sería el pasado febrero. Luego, la discusión continuó en el vestíbulo de un hotel y también fue requerido un contingente de seguridad para contener la situación.

A un mes de la fecha original, García sufrió una lesión en una costilla del lado izquierdo en una sesión de guanteo. El evento, que será transmitido por Showtime, fue aplazado para esta noche.

Para evitar algún tipo de contratiempo que podía poner en riesgo el combate, los ejecutivos de Golden Boy Promotions se vieron obligados a mantener alejados a García y a Judah, quien fue vedado de la conferencia de prensa del jueves. Incluso, en el pesaje tampoco estuvieron cerca.

“No tengo mala sangre hacia nadie. El boxeo es algo que he hecho por los pasados 17 años y es la primera vez que me encuentro en la situación donde no puedo mirar a los ojos de mi rival”, dijo ayer Judah, quien marcó 140 libras.

“Mi retador (García) no quiso estar frente a mí. Un mono no puede mirar a un león a la cara”, agregó el zurdo.

García, por su parte, detuvo la báscula en 139.8 libras para lo que será su tercera defensa del cinturón del Consejo Mundial de boxeo (AMB).

“Nunca me había sentido tan motivado para una pelea, así que el sábado seré inteligente y voy a destruir. No tengo que hablar, ya que sé cómo pelear. Dejaré que mis manos sean las que hablen. La pregunta es si podrá aguantar mi pegada”, destacó García el jueves.