Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
Ponderará si continuará activo en el boxeo o se dedicará a tiempo completo a su profesión de abogado contributivo.
López Sasso fue víctima de un violento nocaut a manos de José “Wonder Boy” López que lo dejó tendido sobre la lona. (Archivo)  

Para Edgardo López Sasso,  es demasiado prematuro tomar una decisión sobre  su futuro en el boxeo rentado.

 Por lo pronto, descansará y, a su vez, ponderará si continuará activo en el deporte o se dedicará a tiempo completo a su profesión de abogado contributivo.

“Entraré  en un proceso de análisis. No puedo informar la decisión en estos momentos, pero, lógicamente, no  me gustó el resultado. Hay que ver cuáles son los pros y contras. Por suerte, tengo otras alternativas”, sostuvo ayer López Sasso durante  una entrevista telefónica  con Primera Hora desde la comodidad de su hogar.

La noche del martes, López Sasso fue víctima de un violento nocaut a manos de José “Wonder Boy” López, que lo dejó tendido sobre la lona después de un gancho de izquierda al mentón.

Enseguida, recibió atención médica dentro del ring y, luego, fue trasladado en ambulancia a un hospital donde le realizaron  exámenes de rigor, incluyendo una prueba de resonancia magnética (MRI) y, además, un CT Scan. 

López Sasso aseguró que  discutirá su futuro con su familia.   

“La decisión será mía, aunque escucharé a mi familia, que ha estado conmigo no importa las circunstancias. La decisión será mía, igual que decidí ser boxeador y me reuní con mis padres para informarles que me quería dedicar a esto,  pero a  la misma vez estudiando. Cuando decida colgar los guantes será final y definitivo. No creo en volver para atrás y retomar las cosas  nuevamente”, afirmó.

Pocos recuerdos

En la pelea, López Sasso visitó la lona tres veces en el primer asalto. La segunda fue producto de un gancho de izquierda, similar al que sentenció el pleito en el segundo asalto. 

“No recuerdo nada de la pelea, ni lo que pasó durante la misma. Lo último que recuerdo fue la primera caída y después despierto en la ambulancia. Después de ese primer  golpe no me pude recuperar. López hizo su trabajo, que era noquearme, y lo sabía porque es   pegador. No fue mi noche en el sentido que no tuve los reflejos necesarios”, compartió.

“Despierto dentro de la ambulancia cuando vamos de camino al hospital, y  sabía que no era la mejor noticia. Terminé con un  un labio lacerado y   me tuvieron que coger puntos. Recuperándome poco a poco, que es lo importante”, dijo.

 Mientras tanto, permanecerá reposando en su hogar antes de reintegrarse a sus labores como abogado.

“Originalmente tenía  libre hasta hoy (ayer), pero lo voy a extender la semana completa. En cuanto a boxeo, tomaré mi decisión si regreso el año que viene o de verdad es el final  y  retiro”, indicó.

¿Sentiste temor en que sufrirías algún daño físico?

“No fue temor. Fue como un sueño, como si de repente apagaron las luces y es  en la ambulancia  cuando caigo en cuenta que se acabó la pelea”.

Regresa a la portada