Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En la parte de abajo de la rueda el boxeo boricua

Por Joel Ortiz Rivera 05/18/2017 |00:05 a.m.
Para discutir los factores que podrían haber provocado esto, Primera Hora consultó a varias figuras conocedoras y experimentadas en el boxeo boricua por las pasadas décadas. (Archivo)  
La Isla, considerada una cantera de campeones mundiales, se encuentra al presente sin un monarca internacional.

Cuando este sábado el boricua Ángel ‘Tito’ Acosta suba al cuadrilátero para disputarle al japonés Kosei Tanaka la correa minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), no solo buscará convertirse en monarca mundial por primera ocasión, sino que intentará convertirse en el único campeón boricua de la actualidad.

Así como lo lee.


La larga tradición de peleadores de Puerto Rico, rica en monarcas mundiales e integrantes del Salón de la Fama, que ha visto a boricuas coronarse en cada una de las divisiones del boxeo, cayó a principios de año en otra etapa de sequía al quedarse sin un solo campeón mundial. Y decimos ‘en otra’, porque no es la primera.


El cidreño José ‘Sniper’ Pedraza fue el más reciente peleador del patio en ceder el cetro, cuando fue derrotado por nocaut técnico por Gervonta Davis el 14 de enero, dejando a la Isla sin un campeón reconocido por los principales organismos boxísticos del mundo, aunque aún nos quedaba Danny ‘Swift’ García, de sangre boricua, pero nacido y desarrollado en Estados Unidos.

Sin embargo, el reinado de García como ‘el último de los Mohicanos’ fue por tan solo mes y medio, pues el 4 de marzo sufrió la primera derrota de su carrera ante Keith Thurman, mediante decisión dividida, y perdió su corona wélter del CMB.

Para discutir los factores que podrían haber provocado esto, Primera Hora consultó a varias figuras conocedoras y experimentadas en el boxeo boricua por las pasadas décadas.

“Estas cosas son cíclicas. A veces tienes buenas cosechas y luego tienes otras regulares, como pasa con los vinos. Aunque aquí se practica el boxeo en todos los gimnasios y en toda la isla, eso ha pasado”, dijo el presidente de la Organización Mundial de Boxeo, Francisco ‘Paco’ Valcárcel.

El líder de la OMB agregó que siempre ha habido ‘gaps’ o periodos en que “figuras grandes” del boxeo le pasan la antorcha a la próxima. Para ilustrar su pensamiento, dijo que entre los tiempos de Wilfredo Gómez y los de Félix ‘Tito’ Trinidad hubo un tiempo de campeones de menor rango, al igual que pasó en el periodo entre el reinado de Trinidad y el ascenso de Miguel Cotto.

Este explicó que, para él, para contar con buenos boxeadores hay que tener varias cosas, como la materia prima, que sería un boxeador con el talento necesario; que la gente adecuada entrene y pula a ese boxeador; que el peleador se asocie con la gente adecuada que le lleve a conseguir las máximas oportunidades; y además, que tenga suerte. O sea, que no se enferme, no tenga un accidente, o tenga que abandonar el boxeo por otros intereses positivos o negativos.

“Hay materia prima. En Puerto Rico hay tantos gimnasios que tiene que haber alguien que nazca con ese don. Con talento elite. Aquí hay muchas posibilidades, pero muchos empiezan, tienen problemas y lo dejan. Pero la materia prima la hay”, opinó Valcárcel. “También, antes los bonos por firmar eran mínimos. Ahora hay peleadores que les dan miles largos y no hay hambre de echar pa’lante y de ser alguien porque cogieron dinero al principio”.

Valcárcel no ve la próxima fugura grande

El problema es que Valcárcel no ve a la próxima “figura grande”.

La sequía actual, de hecho, no es la primera. Alrededor del 2009, por ejemplo, Puerto Rico llegó a tener a seis campeones en las figuras de José ‘Carita’ López, Rocky Martínez, Iván Calderón, Juanma López, Wilfredo Vázquez Jr. y Miguel Cotto.

Ya para el 2012, cuanto Cotto cayó vencido ante Floyd Mayweather en mayo, la Isla se quedó sin monarcas. Un año y medio más tarde, durante el 2013, la sequía regresó cuando Martínez perdió la corona súper pluma de la OMB ante Mikey García en noviembre.

Otro año y medio tuvo que pasar antes de que Pedraza conquistara el campeonato súper pluma de la FIB en junio del 2015 ante Andrey Klimov. Sniper defendió con éxito los retos de Edner Cherry y Stephen Smith, antes de encontrarse con Davis en enero.

Para Jorge Pérez, un periodista boxístico con décadas de experiencia, lo que ha cambiado en esencia ha sido la circunstancia y el panorama económico. Y lo explicó así.

“El boxeo boricua de ahora es diferente al de las décadas de los 70, 80 y hasta de los 90. Antes Escalera, Serrano y Benítez siendo campeones peleaban aquí. Benítez ganó títulos dos veces aquí (Cervantes 1976 y Palomino 1979, ambos en el Hiram Bithorn). Gómez defendía aquí, Laporte, Cotto, Tito. Pero desde que los casinos y Las Vegas se quedaron con las peleas, ya no somos una plaza, y para tener una buena bolsa los peleadores tienen que ir o a la casa del rival o a un sitio neutral”, analizó.

Continuó diciendo que cuando campeones de mucho dinero como Trinidad o Cotto tuvieron la oportunidad de defender aquí fue cuando alguna defensa mandatoria no generó interés de los casinos y entonces se hacía en la Isla. Contrastó eso con el recordado combate de Wilfredo Gómez con Carlos Zárate, un invicto mexicano que con 53-0 y 51 KO subió de peso y vino a Puerto Rico a retarlo.

El problema viene de la base aficionada

El excampeón Víctor ‘Luvi’ Calleja coincidió con Pérez en que tener que pelear fuera de la Isla en búsqueda de mayores bolsas ha sido un factor en la reducción de campeones, pero agregó otro factor: lo que se conocía como el ‘boxeo aficionado’.

“Sin echarle toda la culpa al boxeo amateur, nosotros nos alimentamos de ese boxeo, que ahora mismo está pasando por una etapa similar. La última camada exitosa que se produjo fue la de Cotto, Calderón y ‘Fenómeno’ Cruz (Sydney 2000) cuando dieron el brinco. Los olímpicos más recientes son Verdejo y Jeyvier Cintrón”, sostuvo el ahora presidente de la Comisión de Boxeo Profesional de Puerto Rico (CBPPR).

Opinó que cuando empresarios como Don King y Bob Arum se fueron de Puerto Rico hubo cierto daño a esa industria, y que aunque hay y hubo empresas como Universal Promotions, Miguel Cotto Promotions y PR Best Boxing, entre otras, que han realizado carteleras locales a lo largo de los pasados 15 o 20 años, es innegable que para buscar las grandes bolsas los peleadores boricuas han tenido que ir al exterior.

“Eso ha sido factor de diferentes maneras. No tenemos un promotor de grandes peleas pese a que tenemos la infraestructura con hoteles, estadios, transporte, gimnasios… tenemos todo. En mi posición de presidente (de la CBPPR) voy a sugerir que se tengan unos incentivos para eso. Que Turismo haga acercamientos u ofertas a esos promotores internacionales para que vengan a hacer espectáculos grandes aquí”, dijo.

“El talento está. Uno va a los gimnasios y hay peleadores. No sé si es que nos está perjudicando que estemos peleando solo a nivel local y no estemos competitivos a nivel internacional. Pero confío en que hay talento y hambre, y cuando hay necesidad es que cuando se inventan las cosas y hay oportunidad”, finalizó Calleja.

Pese al diagnóstico, Valcárcel, Pérez y Callejas coincidieron en que las lluvias que aliviarán la sequía podrían comenzar a llegar pronto con peleadores jóvenes que están en el umbral de peleas titulares. Entre ese grupo mencionaron a Verdejo, a Acosta, a Manny Rodríguez y a Christopher ‘Pitufo’ Díaz, entre otros.

Regresa a la portada